Saltar al contenido
Blog animalista

Cuidar al bebé con Caléndula

17/07/2019
bebe

Desde que nos enteramos de nuestro embarazo, cuando aparecen las primeras señales en nuestro cuerpo, damos especial importancia en el cuidado de nuestra piel, pues sabemos que sufrirá grandes cambios, pero una vez que llega nuestro pequeño, desviamos mas los cuidados hacia la piel del bebé, que es especialmente delicada, ya que al nacer pierden la protección natural con la que cuentan en el útero materno. Por este motivo, el cuidado de su piel requiere una especial atención a determinados aspectos que van desde la selección de la ropa, a la protección frente los rayos solares o a la utilización de productos de higiene natural de calidad. 

Aunque existen numerosas hierbas beneficiosas para la piel de nuestros bebés, en los últimos años ha sido la caléndula la gran estrella de los productos de higiene y cuidado infantil

Bebe en cesta
Bebe en cesta

Beneficios de la caléndula 

La caléndula se caracteriza por sus propiedades antibióticas y antiinflamatorias. Además, posee cualidades cicatrizantes e hidrata la piel en profundidad. Debido a esto, la caléndula es perfecta para el cuidado de la piel del bebé, ya que nutre, limpia y calma los efectos adversos producidos por irritaciones o rozaduras.

Por este motivo, han sido muchas las marcas que han elaborado productos de higiene y cuidado infantil fabricados con caléndula, como por ejemplo la marca Weleda de productos naturales y ecológicos. 

Entre sus productos, sobresale la crema para pañal de caléndula, destinada a calmar los efectos de la dermatitis provocada por el uso del pañal. Así, la crema pañal de caléndula de Weleda está especialmente indicada para calmar y regenerar la piel irritada y enrojecida de esta zona del cuerpo de los bebés. Además, su uso protege al niño frente a futuras irritaciones. 

Cómo cuidar la piel de tu bebé 

Uno de los primeros consejos a tener en cuenta para mantener protegida la piel de nuestro bebé consiste en tocarlo únicamente con las manos limpias, para así poder evitar el contagio de cualquier tipo de infección o bacteria. 

La temperatura del agua de la bañera también es otro de los aspectos a considerar. Lo ideal es que ésta se encuentre alrededor de los 37 grados, mientras que la temperatura ambiente deberá situarse entre los 20 y los 22 grados.

En cuanto a los productos empleados también es fundamental escoger siempre artículos específicos, que protejan la delicada piel del bebé. En este sentido, el champú y gel de ducha de caléndula de Weleda puede resultar una buena opción, ya que no contiene jabón, por lo que hidrata la piel del bebé sin provocar sequedad en la epidermis

El baño de los bebés no debe superar, de media, los cinco minutos de duración y es recomendable secarlos bien antes de vestirlos. Es aconsejable, asimismo, no frotar fuertemente la toalla contra la piel sino realizar pequeñas palmaditas que vayan retirando la humedad de la epidermis. 

¿Hay una hora ideal para bañar al bebé? En realidad no, pero los expertos en salud infantil recomiendan realizar el baño por las noches, antes de dormir, ya que tiene efectos relajantes en el bebé.

Además, después del baño, es fundamental aplicar una crema hidratante que proteja la piel del bebé. En este sentido, la realización de un masaje puede resultar beneficioso tanto para la relajación como para mejorar la comunicación y el apego con nuestro hijo.

Te ha gustado este post ?

Click para votarnos

Puntuación / 5. Contador votos

Lamentamos que no te haya gustado este post

Permite mejorar este post


Natalia Usacheva