Con la excusa de la tradición, existen muchas festividades y celebraciones que consisten en maltratar, vejar, torturar e incluso matar animales.

Hemos recopilado algunos de los peores de estos eventos que pensamos que no deberían tener cabida en una sociedad moderna y civilizada.

Aunque hemos tenido cuidado para no poner las peores, algunas imágenes pueden ser desagradables o herir vuestra sensibilidad. Sin embargo creemos oportuno reflejar estas crueles celebraciones en toda su crudeza para concienciar al máximo número de gente posible de que deben desaparecer.

Corridas de Toros

Una de las tradiciones más famosas, sobre todo en España, pero también habituales en otros lugares como Francia, Portugal, Colombia o México. La llamada “fiesta nacional” es defendida por sus seguidores como expresión artística y tradición, pero esta fotografía de un toro moribundo y deshidratado bebiendo agua de un charco nos la muestra en toda su crudeza: un ejercicio de sadismo que no debería tener cabida en la sociedad moderna.

Toro de la vega

Todos los años su celebración implica una gran polémica entre defensores y detractores de la tradición de la localidad de Tordesillas. A nosotros, que nos apunten en el segundo grupo, por favor. Un toro es perseguido por cientos de lanceros y picadores que lo lancean hasta la muerte una vez que le dan alcance.

Toro embolado

Esta tradición se da sobretodo en Cataluña y la comunidad Valenciana, aunque no es exclusiva de estas zonas. La “diversión” en este caso consiste en colocar dos bolas en las astas del animal y prenderles fuego. Obviamente esto supone un gran estrés para el toro, además de los daños derivados por las quemaduras.

Matanza de delfines

No sólo en España se dan las tradiciones que implican maltratar o matar animales. En las Islas Feroe, a finales de Enero, es tradicional hacer una “matanza de delfines” por parte de los habitantes que celebran llegar a la edad adulta. Aprovechándose de que estos se acercan por la confianza que tienen en los humanos, se lleva a cabo la masacre que deja, como podéis ver en la foto, la escena terrorífica del mar teñido de rojo.

Giro del perro

En Bulgaria tienen la que quizá sea una de las más brutales tradiciones y no nos cabe en la cabeza que se siga practicando en pleno siglo XXI. Se ata aun perro sobre un río y la cuerda se relía para que al soltarla gire y el perro de vueltas sobre el aire. Aunque sus defensores digan que los perros no sufren ni mueren, lo cierto es que muchos caen desorientados y mareados sobre el río produciéndose un fatal desenlace.

Festival de Yulin

Para celebrar la llegada del verano, en la localidad China de Yulin se celebra un tétrico festival gastronómico en el que se comen miles de perros. Este año ha habido una fuerte polémica y diversas organizaciones han tratado de impedir su celebración sin conseguirlo.

Corridas de gansos

Hay diversas variantes de esta tradición en países como Holanda o España. Consiste en colgar un ganso u otro ave boca abajo de una cuerda, siendo agarrada por una persona que pasa al lado a caballo, lo que tiene como consecuencia la decapitación del ave. De nuevo, la barbarie justificada con la tradición. Más info aquí.

El Rocío

Aunque no es una celebración cuyo centro sea maltratar a un animal, sino una tradición religosa, lo cierto es que los animales también la sufren: concretamente los caballos. Se ha denunciado que desde 2007 han muerto más de 100 ejemplares, debido a las largas travesías que se ven obligados a hacer, realizando un sobreesfuerzo muchas veces letal. Podéis conocer más detalles de este problema en este video.

San Fermínes

La fiesta navarra es conocida en el mundo entero y llama la atención de muchos turistas. Sin embargo, los “encierros” son unos minutos de estrés y pánico para los toros que además desemboca en una plaza donde posteriormente serán toreados.

¿Es tan difícil divertirse con los animales, en vez de a costa de ellos?