Saltar al contenido
Blog animalista

El calentamiento global destruye el planeta, pero el hombre lo sigue provocando

19/12/2019
calentamientoglobal

El calentamiento global amenaza con destruir el planeta definitivamente. La ONU lanzó esta advertencia en el informe anual sobre la brecha de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero.

La temperatura media del planeta podría subir 3,2°C. Estas estimaciones, que están muy por encima del objetivo de mantener el aumento por debajo de 1,5 grados centígrados, podrían traer “impactos climáticos destructivos, alertó la ONU.

La advertencia fue lanzada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en su informe anual sobre la brecha de emisiones. Dicho informe compara las reducciones reales con las que necesita la lucha contra el calentamiento global y se lanzó como guía para la Cumbre del Clima (COP 25), que se realizó en Madrid, España.

El estudio determina que las emisiones de CO2 y otros gases, a nivel global, deben reducirse en más de 7 por ciento cada año entre 2020 y 2030 para cumplir el objetivo de no superar una subida de 1,5 grados en este siglo.

Según señala la ONU, para que esto suceda, las promesas de disminución en emisiones deben ser cinco veces más ambiciosas que las actuales.

De acuerdo al informe, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) aumentaron 1,5 por ciento anual durante la ultima década y en 2018 alcanzaron un récord histórico de 55.3 gigatoneladas de equivalente a CO2

China y EEUU, los principales culpables del calentamiento global

China, con mas de 13 gigatoneladas  y Estados Unidos, con mas de 6, son los dos principales generadores de dicho gas. China, sin embargo, no se ve obligado a una reducción en términos absolutos de emisión de gases, por ser considerado un país en desarrollo, mientras que EEUU ya se encuentra retirado del Acuerdo de París desde 2017.

Si continua esta tendencia, la temperatura promedio podría subir hasta 3.9 grados. Aunque con promesas como la de la Unión Europea, que ha fijado bajar las emisiones en un 40% llegando a 2030, ese aumento podría quedar en 3.2, una cifra muy alejada de lo ideal.

En esta misma línea la Organización Meteorológica Mundial (OMM) alertó sobre la urgencia de hacer frente a la crisis climática, al reiterar que pese a las promesas del Acuerdo de París los niveles de gases de efecto invernadero han alcanzado máximos históricos.

En su informe anual sobre concentración de estos gases, el organismo dependiente de la ONU indicó que la concentración mundial de dióxido de carbono, alcanzó las 407,8 partes por millón en 2018. Esto implica un aumento del 0,56 % en comparación con el año 2017.

Esto supone una concentración equivalente al 147 % de la registrada en niveles preindustriales, y una subida anual superior a la media de los últimos 10 años.

¿Glasgow puede ofrecer algo distinto?

El informe presentado, también indica que el metano, segundo gas causante del calentamiento global, alcanzó 1,86 partes por millón en 2018, otro máximo histórico y que muestra niveles superiores al doble de los de la era preindustrial.

A la vista de estos datos, “las generaciones futuras tendrán que hacer frente a unas consecuencias cada vez más graves del cambio climático”, advirtió la OMM en un comunicado de prensa.

Por su parte, el programa medioambiental de Naciones Unidas asegura que 2020 será un año “crucial para la acción climática”, en el que se espera que los distintos países aumenten sus promesas de reducción durante la Cumbre del Clima de ese año, que se celebrará en Glasgow, Escocia.

En declaraciones recientes, Inger Andersen, Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (UNEP), subrayó: “Nuestro fracaso colectivo a la hora de actuar pronto y enérgicamente en el cambio climático significa que ahora debemos conseguir fuertes reducciones de emisiones” y remarcó: “cada ciudad, cada región, cada negocio, cada individuo, debe actuar ahora”.

Contaminación aérea: la muerte entra por los pulmones

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, existe una estrecha relación entre el cambio climático y la calidad del aire.

La Organización Mundial de la Salud cree que 9 de cada 10 personas respiran aire contaminado en el planeta. Y advierte que una cuarta parte de los 7 millones de muertes que provoca la polución son niños menores de 5 años.

Sus informes aseguran que la contaminación del aire causa el 24% de todas las muertes de adultos por cardiopatías, el 25% de las defunciones a causa de accidentes cerebrovasculares, el 43% de los fallecimientos por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el 29% de las muertes por cáncer de pulmón.

La neumonologa Isabel Urrutia, que también se desarrolla como coordinadora del Área de Enfermedades Respiratorias Ocupacionales y Medioambientales de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), señaló que la contaminación “afecta a los pacientes que tienen una enfermedad respiratoria crónica –sobre todo asmáticos y con EPOC– y aumenta las posibilidades de desarrollar asma, sobre todo en niños”, y añadió “La contaminación del aire supone más del 50% de los casos de neumonía infantil”.

Por su parte el investigador Xavier Basañaga, del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) afirmó que “cada vez se conocen más efectos de la contaminación en la salud; no solo influye en enfermedades respiratorias o cardiovasculares, también afecta al cerebro y al aparato reproductor”.