Saltar al contenido
Blog animalista

Cientos de elefantes mueren de forma repentina y sin signos de violencia

23/08/2020
Cientos de elefantes mueren de forma repentina y sin signos de violencia

En esta ocasión os traemos una historia que pone los pelos de punta, y es que durante los últimos meses se ha podido observar que cientos de elefantes mueren en la zona norte de Botsuana, algo que ha hecho saltar todas las alarmas debido a que no hay signos de violencia y las muertes se han producido de forma repentina, lo cual resulta verdaderamente extraño.

Más de 350 elefantes mueren sin una causa aparente

La muerte de más de 350 elefantes sin una causa aparente abre multitud de hipótesis y convierte la situación en un misterio que las autoridades esperan resolver lo antes posible para evitar que pueda volver a suceder.

Todas estas muertes han ocurrido en un plazo de tan sólo tres meses en la parte norte de Botsuana, donde se calcula que más de 350 elefantes han perdido la vida sin que se observen signos de violencia.

De hecho, parte de los ejemplares eran jóvenes, lo cual hace descartar problemas de salud, a lo cual se suma que, según parece, se producía en ellos un colapso repentino puesto que al encontrarlos estaban boca abajo como si hubiesen muerto de repente y prácticamente sin darse cuenta de lo que estaba sucediendo.

Aunque hasta la fecha se han contabilizado 356 elefantes fallecidos, y no se descarta la posibilidad de localizar muchos más ejemplares en las próximas semanas, ya que los expertos afirman que los cadáveres pueden llegar a ser muy difíciles de encontrar.

Se abre una investigación para averiguar las causas por las que estos elefantes mueren

Debido a lo misterioso de la situación, se ha abierto una investigación a través de la cual se intenta valorar las distintas posibilidades que puedan haber dado lugar al fallecimiento de estos ejemplares.

Para ello se han obtenido muestras que han sido enviadas a tres laboratorios distintos de Canadá, Sudáfrica y Zimbabue.

A través de ellos se intenta esclarecer la razón de la muerte de estos paquidermos, aunque las autoridades ya advierten que posiblemente esta investigación se tenga que alargar más de lo habitual, puesto que no es totalmente seguro que las muestras puedan revelar las causas reales.

La zona afectada donde se lleva a cabo la investigación y en la que se han encontrado todos los ejemplares se encuentra ubicada en la parte norte del Delta del Okavango.

Por su parte, los investigadores piensan que en un primer momento no se debería a la caza furtiva, no ya sólo por el hecho de que los animales no presentan signos de violencia, sino también porque los ejemplares seguían conservando sus colmillos.

No obstante, no se descarta por completo esta posibilidad, pero es importante que la investigación para averiguar por qué los elefantes mueren, se siga desarrollando para poder valorar las probabilidades reales.

La investigación valora el COVID-19 como posible causa de las muertes

Este suceso ya ha sido declarado como un auténtico desastre natural, y es que se trata del país en el que hay una mayor población de elefantes de todo el mundo, contando con aproximadamente 130.000 ejemplares, con lo cual se trata de una pérdida muy preocupante.

Por el momento, los estudios y análisis realizados no han desvelado la causa de la muerte, pero algunos profesionales consideran que detrás podría estar un parásito o incluso algún virus, por lo que no se descarta que el COVID-19 pudiese ser responsable de esta matanza.

Pese a ello, piensan que no es excesivamente probable que el coronavirus pueda estar detrás, pero es importante analizar todas las posibilidades y no descartar nada hasta que se puede llegar a una conclusión efectiva.

Cada año, muchos elefantes mueren ya sea por enfermedades, accidentes, caza furtiva o incluso por edad, pero este tipo de historias en las que no se puede conocer el motivo de la muerte de cientos de ejemplares, hace que realmente se despierte la preocupación por una amenaza muy peligrosa y que todavía no ha sido detectada, poniendo en mayor peligro a una especie que ya se encuentra en peligro de extinción.