Saltar al contenido
Blog animalista

Adolescentes destrozan sus huevos y el cisne muere de tristeza

07/08/2020
Adolescentes destrozan sus huevos y el cisne muere de tristeza

Un cisne muere debido a la tristeza que le causa la pérdida de cinco de los seis huevos que estaba incubando, una experiencia motivada por la gamberrada de unos niños y un posterior ataque de perros, lo cual hizo que al parecer el animal entrase en depresión y acabase falleciendo poco después junto a su nido.

Un grupo de jóvenes destrozan los huevos del cisne

Volvemos a ser testigos de un caso de crueldad animal, y en esta ocasión, el protagonista ha sido una hembra de cisne.

Todo ocurrió el pasado día 20 del mes de mayo en Kearsley, Inglaterra, concretamente en el canal de Manchester, un lugar que está conformado por una serie de islas y donde podemos encontrar numerosos animales que hacen su vida con cierta normalidad, compartiendo el espacio con seres humanos que van a visitarlos y a pasar el día.

Sin embargo, en esta ocasión, un grupo de jóvenes que pasaba por la zona tenía en mente realizar alguna trastada, así que se dirigieron hasta donde estaba el nido de este cisne al que tiraron piedras y ladrillos, de manera que de los seis huevos que había, tres acabaron completamente destrozados.

La hembra de cisne volvió a su nido con tristeza pero siguió criando los otros tres huevos que todavía conservaba, sin saber que poco después ocurriría otra desgracia.

El ataque de unos perros y la marcha del macho

En esta ocasión, los responsables fueron un grupo de perros que se acercaron al nido y atacaron a los animales, rompiendo dos de los tres huevos que restaban.

Debido al ataque, el macho acabó abandonando el nido por el elevado estrés que sufría, mientras que la hembra se quedó para seguir cuidando el huevo que todavía seguía adelante, pero cuando los activistas llegaron al lugar el día 18 de junio, encontraron a la hembra de cisne muerta junto a su nido y el huevo que nunca llegó a eclosionar.

La hembra de cisne muere de tristeza

Lo cierto es que no se saben las causas reales del fallecimiento de este ejemplar de cisne, pero Sam Woodrow, uno de los animalistas que se encargan de vigilar y cuidar a las aves de esta zona y que, debido a la situación del confinamiento no pudo estar todo lo presente que hubiese querido durante las semanas anteriores, confirma que la verdadera razón se debe a que murió porque le rompieron el corazón.

Debido a estas lamentables circunstancias, la Real Sociedad de Prevención de la Crueldad hacia los Animales, ha decidido abrir una investigación a través de la cual poder depurar responsabilidades, localizando tanto a los jóvenes que destrozaron los primeros huevos como indagando la razón por la que este nido se vio atacado por los perros, de manera que se pueda castigar a los culpables y, sobre todo, evitar que este tipo de suceso vuelva a ocurrir de nuevo en el futuro.

Es triste pensar que en la vida hay historias tan dolorosas como esta que nos ocupa, en la que un cisne muere por tristeza después de perder cinco de sus seis huevos, una situación que se podría haber evitado si estos jóvenes no hubiesen actuado de un modo tan cruel como lo hicieron.