Saltar al contenido
Blog animalista

Y tú, ¿qué preguntarías? Este corto va a hacer que te replantees toda tu vida

21/03/2016
corto answer

Ya sabemos lo que ocurre con nuestro cuerpo después de morir, de eso no hay duda, pero, ¿qué pasa con nuestra mente, nuestra conciencia o, si preferís, nuestra alma? ¿Va a algún lugar? ¿Existe realmente un Cielo? ¿Se apaga, sin más? Aunque muchos afirman haber visto una luz o haber hablado con aquellos a quienes perdieron al sufrir experiencias cercanas a la muerte, lo cierto es que nadie puede asegurar a ciencia cierta lo que ocurre cuando nuestro cuerpo deja de funcionar.

Esta cuestión, que nos ha angustiado desde tiempos inmemoriales, ha sido formulada por cada uno de los seres humanos que han poblado la tierra. La religión, la ciencia, la filosofía o el arte hablan sobre qué hay después de la muerte constantemente, dando lugar a multitud de hipótesis y ofreciendo cierto descanso a quienes necesitan una opción en la que creer.

En este sentido, el cine y la literatura han sido dos grandes medios a través de los cuáles se ha reflexionado y se han lanzado conjeturas más o menos fantasiosas. Hoy queremos mostraros una especialmente llamativa por la sensación que te deja al final y por el mensaje que transmite.

corto-answer

Se trata del cortometraje The Answers, de Michael Goode, que, en algo menos de ocho minutos, va a darte mucho que pensar. El planteamiento es el siguiente: si al morir pudieses conocer la respuesta a todas las preguntas que te has hecho a lo largo de tu vida, ¿qué querrías saber?

En principio puede parecer algo inútil porque ¿de qué sirve saber en qué te equivocaste si ya no hay vuelta atrás? Bueno, eso es problema del protagonista, pero a nosotros su experiencia puede servirnos de mucho.

Si vivimos con miedo a equivocarnos, lo más probable es que lo hagamos. Si, por el contrario, nos lanzamos a la vida como lo que es, una oportunidad única, tendremos la certeza de que si llegado el momento podemos hacer preguntas, las respuestas nunca nos decepcionarán porque podremos decir que, al menos, lo intentamos.

En definitiva, nunca te quedes con la duda, ama y entrégate sin miedo a sufrir porque es peor no hacerlo, valora lo que tienes en cada momento, haz lo correcto y no busques atajos, di “te quiero”, di “lo siento” y di “gracias”, esas palabras no te hacen débil, sino al contrario.

Nunca sabemos cuántos nos queda y no tenemos certeza de qué viene después, así que será mejor que aprovechemos nuestro tiempo aquí por si es el único, para estar libres de arrepentimientos.