Vivieron semanas en una alcantarilla hasta que alguien pudo rescatarlos

07/11/2017

Probablemente haya pocos sitios peores para un animal que una alcantarilla. Vivir entre los desperdicios y la basura aumentan con mucho los riesgos de una ya de por sí peligrosa vida en la calle. Pero estos dos pequeños perros se refugiaron ahí, entre residuos, en el subsuelo de una enorme autopista de Los Ángeles.

Sobrevivieron gracias a una familia que les dejaba comida en una de las bocas de la alcantarilla, pero sin duda no hubieran podido aguantar mucho más tiempo, expuestos a cualquier infección, enfermedad, inanición y muchos otros riesgos de la vida en un lugar tan insalubre.

Por suerte los héroes de Hope For Paws recibieron el aviso y no dudaron un momento en sumergirse en la inmundicia para rescatar a los dos pequeños hermanos, a los que bautizaron como Pepsi y Cola. Un baño y un corte de pelo después, los dos animales sucios y asustados se convirtieron en dos adorables perros felices y agradecidos que siguen buscando hogar, pero desde la comodidad y la seguridad de un refugio.

Siempre nos gusta compartir estas historias para que la gente tome conciencia de la importancia de adoptar y no comprar animales. Hay muchos que viven en las calles o que tienen un futuro muy siniestro, y un simple gesto puede salvarles la vida.

Fuente: Hope For Paws