Saltar al contenido
Blog animalista

Venganza animal: ciervo mata a cazador que le disparó

30/10/2019
ciervo
5
(2)

El hombre, ya lo dijimos en este blog animalista, es el que más arruinó el planeta Tierra con su accionar depredador de otros especies y del medio ambiente en el que vive. Sin embargo, hay ocasiones en las que la naturaleza no soporta más ese maltrato y pone sus límites de manera más violenta aún. Lo lamentable es que nosotros, como especie, todavía no aprendemos la lección. Cuando nos enteramos que un ciervo mata a un cazador, quedamos sorprendidos.

Resultado de imagen de Thomas Alexander Yellville
Thomas Alexander Yellville

Esta semana se conoció la noticia de que un experimentado cazador murió en Arkansas Thomas Alexander Yellville, de 66 años, fue encontrado por su sobrino en el bosque con varias heridas graves. Murió después de haber sido atacado por un ciervo al que le había disparado.

El protagonista de esta historia fue encontrado gravemente herido en un bosque del estado de Arkansas, en EEUU, con su cuerpo herido plagado de pinchazos de cuernos de ciervo. Minutos más tarde, perdió la vida.

Según informó la policía local, el hombre de 66 años de edad le había disparado a un ciervo y se lo había contado a su sobrino. El joven fue quien lo encontró tirado en el bosque. Cuando los médicos lo llevaron al hospital, el cazador falleció en el camino. El animal herido no fue encontrado.

Por qué un ciervo mata a un cazador

Las lesiones causadas por ciervos heridos son más comunes de lo que uno puede imaginarse. Algunos cazadores cometen el error de acercarse al ciervo pensando que ya está muerto, cuando en realidad sólo está aturdido o herido. Por lo general, los ciervos saltan y huyen. Pero a veces, hieren a los cazadores. Esta vez, la sorpresa fue mayúscula: un ciervo mata a un cazador.

Un animal muy potente

El ciervo común es un animal de gran tamaño, que solamente es superado por el alce y el uapití en la familia los cérvidos. Un ciervo normal entre 1,60 metros y 2,50 metros de longitud. Los machos llegan a pesar 200 kilogramos. Esta potencia es la que puede explicar cuando un ciervo mata a un cazador.

El ciervo presenta una característica llamada dimorfismo sexual. Esto significa que las hembras son más pequeñas y menos corpulentas que los machos. Tampoco tienen los característicos cuernos que tanto resaltan en sus compañeros.

Los ciervos machos tienen cuernos que se renuevan todos los años y, en algunas subespecies, una densa melena de pelo oscuro en cuello y hombros.

El color del pelo de los ciervos es normalmente pardo en casi todo el cuerpo. Un tono blanquecino aparece en el vientre y los glúteos. Las crías de pocos meses poseen un tono rojizo, con manchas y rayas blancas que les ayudan a esconderse de los depredadores.

Donde viven los ciervos

El ciervo es una especie de cérvido ampliamente distribuida por el hemisferio norte. Existen 27 subespecies distintas con un área de distribución que se extiende desde el Magreb,​ la península ibérica y Gran Bretaña​ hasta gran parte de América del Norte.

Las distintas subespecies tienen diferencias entre sí por el tamaño, longitud y color del pelo y forma de los cuernos.

Cómo viven los ciervos

Los ciervos son animales herbívoros. Las hembras viven en manadas que pueden llegar a constituirse por decenas de ejemplares. En estos grupos viven los animales más jóvenes.

Los machos

Los machos, en cambio, son animales que se mueven de forma solitaria. Tal vez también se los encuentra en grupos, pero de número mucho más reducido: cómo mucho, serán cinco ejemplares.

El único momento del año en el que machos y hembras tendrán contacto será en la época de celo (entre agosto y septiembre del hemisferio norte, o entre marzo y abril del hemisferio sur, según zona y clima).

En esa época, los ciervos machos comienzan a disputarse el control de un grupo de hembras. Para la batalla, los cuernos crecen durante todo el verano.

Durante toda la época de reproducción, los machos no se alimentan. Su única actividad es luchar con otro macho para ganar el control de un grupo de hembras. Los afortunados ganadores tendrán su recompensa. Podrán copular con las hembras que se hayan ganado.

Es normal que muchos machos derrotados mueran de hambre o agotamiento si el año ha sido malo.

Una vez que han saciado su apetito sexual, los machos abandonan la manada conquistada. Sin embargo, hay algunos más “considerados” que se quedan entre hembras y jóvenes durante una temporada

Las hembras

Las hembras preñadas durante el otoño paren una cría o dos, ocho meses después, a comienzos del verano. Los cervatos recién nacidos pueden levantarse y seguir a su madre. Igualmente, vivirán escondidos entre la vegetación del bosque hasta los tres meses.

A los dos años, las hembras ya son adultas, mientras que los machos recién alcanzarán la madurez a los tres. Sin embargo, eso no será suficiente para valerse por sí mismos: tardarán unos años más en poder vencer la resistencia de los machos más veteranos y así aparearse para reproducirse.

Aquí tenemos otro ejemplo de ciervos que se defienden.

Te ha gustado este post ?

Click para votarnos

Puntuación 5 / 5. Contador votos 2

Lamentamos que no te haya gustado este post

Permite mejorar este post


Juan Ruggieri

Juan Ruggieri

Periodista formado y especializado en el ámbito deportivo, cuya pasión por la comunicación lo hizo expandirse también a los campos de "la salud, la ciencia, la historia y la naturaleza".