Esta oveja se ha hecho famosa en toda Australia al protagonizar una historia cuanto menos llamativa. Todo empezó cuando se dio a la fuga de la granja en la que vivía, y estuvo un tiempo viviendo libre en la naturaleza. Cuando al fin la encontraron, todo el mundo quedo sorprendido por su tamaño. O más bien, por el tamaño que le daba la enorme cantidad de lana que había crecido en su cuerpo, que le daba un aspecto de oveja gigante.

oveja-se-da-a-la-fuga-02

oveja-se-da-a-la-fuga-03

Si no se las esquila, la lana de las ovejas domésticas no para de crecer, lo que le confirió este llamativo aspecto. Por suerte, no le provocó más problemas, como hubiera sido el caso si la lana hubiera seguido creciendo antes de que la encontraran.

oveja-se-da-a-la-fuga-04

oveja-se-da-a-la-fuga-05

Una vez regresó a casa, fue oportunamente esquilada y consiguió batir el récord de lana dada por una sola oveja: 42.45 kg. Por lo tanto, la curiosa historia a acabado bien para todo el mundo: la oveja ha saboreado la vida en libertad un tiempo, ha batido un récord y ahora vuelve a vivir en un lugar en el que cuidan de ella y de esquilarla cuando llega el momento. Además, no ha sufrido ningún daño (las manchas rosas son un aerosol antiséptico que se le suministró para evitar infecciones)

oveja-se-da-a-la-fuga-06

oveja-se-da-a-la-fuga-07

Fuente: Mashable