Saltar al contenido
Blog animalista

Una leona rescatada adopta a un cachorro salvado de un circo y sus vidas cambian para siempre

11/05/2016
leona adopta cachorro rescatado

A pesar de los comienzos tristes de algunas de las historias que os contamos en La Nube de Algodón, he de reconocer que no puedo evitar emocionarme cuando los finales acaban bien. Sabemos que el mundo está lleno de desalmados que se aprovechan de los animales, de gente que los tortura y que les arrebata todo lo que les pertenece, su vida en libertad. Pero también sabemos que no somos pocos los que luchamos por compensar esas atrocidades y, gracias a internet, los casos de rescates cada vez tienen más difusión, lo que se traduce en una mayor concienciación sobre cómo debemos relacionarnos con el mundo animal.

Hoy quiero hablaros de Masrya y Nero, dos leones con historias similares que han inspirado a muchas personas a luchar por salvar a animales como ellos.

Desde que era un cachorro, Masrya fue vendida como mascota a un mercader egipcio que la utilizaba como reclamo turístico. El objetivo es que los turistas pagasen por hacerse fotos con ella, por lo que una de las primeras medidas que tomó su dueño fue arrancarle las garras para hacerla más “segura”. Al crecer, sin embargo, acabó encerrada en una jaula, pues su fuerza y tamaño ya no eran compatibles con su función de decorado fotográfico.

Shelley Mattocks

Un día, una mujer alemana llamada Saskia Berndt decidió no mirar para otro lado y se puso en marcha para lograr un objetivo: salvar a Masrya y proporcionarle la vida que merecía. Contactó con Occupy For Animals, una organización que lucha por defender a los animales, y consiguió ayuda económica de Spots & Stripes Conservation para llevar a la leona a un refugio para leones en Holanda gestionado por la Stichting Leeuw Lion Foundation.

Shelley Mattocks

Allí, Masrya dio su primer paso hacia una vida más libre. Aunque, obviamente, un refugio no puede proporcionar a los leones las condiciones ideales acordes a su naturaleza, Masrya pudo disfrutar al fin de un espacio amplio donde vivir y de unas condiciones de alimentación e higiene adecuadas. Vivió algo tan increíble para ella como pisar la hierba por primera vez en su vida, pero además, este refugio le dio a la leona de nuestra historia algo mucho más importante: alguien de quien cuidar.

Shelley Mattocks

En su nuevo hogar, Masrya conoció a Nero, un cachorro de 4 meses que había sido rescatado de un circo francés. Ella necesitaba compañía y él un referente materno, así que el equipo de Stiching Leeuw Lion decidió que lo mejor era que viviesen juntos. Desde entonces, no se han separado nunca.

Emoya Big Cat Sanctuary Spots & Stripes Conservation Dynamic Big Cat’s

Hace poco más de un año, la fundación que gestiona el refugio holandés decidió trasladar a Masrya y a Nero a la reserva de leones Emoya Big Cat Sanctuary, situada en Sudáfrica. Allí viven otros 33 leones rescatados que nunca pudieron ser puestos en libertad total, pero que disfrutan de una vida lo más parecida posible a la que deberían haber tenido si el ser humano nunca hubiese intervenido.

Emoya Big Cat Sanctuary Emoya Big Cat Sanctuary Stichting Leeuw

Allí, Masrya y Nero han encontrado el que por fin será su hogar para siempre. Ellos nunca han dejado de cuidarse el uno al otro y ahora, finalmente, pueden empezar a tener la vida que siempre merecieron.

Más abajo te dejo un vídeo para que veas cuánto se quieren y lo felices que están.