Saltar al contenido
Blog animalista

Un niño y un gorila juegan al escondite, y la imagen deja un sabor amargo

04/11/2016
orangutan escondite

Son muchos los que se posicionan en contra de mantener a los animales en cautividad. Y menos aún de abusar de ellos para beneficio y diversión del ser humano. Esto deja fuera de juego a sitios como los zoológicos y los circos.

Desafortunadamente nos siguen llegando vídeos como este. Mientras que el pequeño humano y el joven gorila se divierten en el zoológico de Columbus (EE.UU.) hay un detalle que demuestra cuán atrasados estamos todavía con respecto al mundo animal.

El momento es único, Kamoli, el peludo gorila, e Isaiah, el pequeño rubio, se divierten ajenos a todo. Juegan al escondite como si fueran amigos de toda la vida. Precioso observar algo así.

orangutan-escondite2

Los dos se saben las reglas del juego, y las practican a lo grande. Con risas y carreras incluidas. Pero lo triste de la situación va más allá de los juegos, es tan fino y transparente como un cristal, por eso muchos ni siquiera lo perciben.

Y es precisamente el cristal lo que está mal, como en el caso de Isaiah el gorila debería poder correr en libertad junto a sus padres y amigos. Y jugar al escondite las veces que quisiera sin tener ningún límite artificial, sin ser objeto de observación, ni tener que estar a expensas del hombre.

escondite-orangutan3

Mientras que el mundo cambia y nos damos cuenta del tremendo error, al menos permitamos que los animales sufran lo  menos posible. Que no ocurra como con Harambe, el gorila asesinado en el zoo de Cincinnati.

Fuente: TheColumbusDispatch