En el siguiente vídeo podemos ver el reencuentro de un padre que ya tiene 88 años con su hijo de 53 años después de una semana. Este tiene el síndrome de Down y aunque muchos aún lo ven como una enfermedad, no lo es. Una persona con esta capacidad de expresar su cariño, con esta ilusión y esta alegría no puede estar enferma.

No podemos seguir estigmatizando una condición solo por el hecho de que no es nuestra condición. Debemos mirarles y tratarles, como personas igual que nosotros, que tenemos días buenos, días regulares, y días malos. Con sus sentimientos, esperanzas, sueños e ilusiones; con sus problemas y sus preocupaciones. En las imágenes podrás ver su gran capacidad afectiva.

Si quieres más información, puedes acceder a este artículo en el que hablamos de porqué el síndrome de Down no es una enfermedad. O en este, que hablamos de sus particularidades.