Saltar al contenido
Blog animalista

Test: 6 animales compiten en una maratón, ¿cuál crees que ganará?

25/11/2016
maraton animales

Los animales tienen cada uno sus características. Patas más ágiles, menos peso, más pelo, una resistencia mayor o la capacidad de no beber agua durante más tiempo. Para ganar la maratón del siglo se ha tenido en cuenta los mejores corredores del mundo. Un antílope, un camello, un perro, un caballo, una avestruz y un humano se reúnen en la línea de salida para confirmarse como el mejor corredor que ha dado la naturaleza; eso sí mejor corredor de resistencia media. Esto quiere decir que no solo la velocidad entra en juego.

¿Quién dirías que sería el ganador?

Solo una pista, la mayoría de la gente suele equivocarse en la respuesta por hacer demasiado caso a unos factores frente a otros.

El humano

humano-maraton
El hombre no sería uno de los primeros en abandonar. No ganaría, pero la eficacia de nuestros sistemas de refrigeración, nuestra capacidad para sudar, tener una postura erguida, minimizar la exposición al sol y maximizar nuestra capacidad pulmonar, son algunas de las principales razones por las que somos corredores expertos en las grandes distancias.

Lo que ocurre es que un pequeño detalle nos separa de la victoria: los seres humanos no nacemos con resistencia, si no que la vamos adquiriendo según entrenamos. Por eso los seres humanos tienen un alto gasto de energía de funcionamiento. Así que, aunque el récord lo tengamos en 20 kilómetros por hora, y en 2 horas y 3 minutos de resistencia, no nos convierte en el ganador de una maratón contra estos contrincantes.

El caballo

caballo-maraton

El caballo se asemeja al hombre. No es de los primeros en fallar, pero sea queda fuera también. El caballo anglo-árabe es capaz de correr a 70 kilómetros por hora durante algunos minutos, pero flaquea en la resistencia comparado con los mamíferos artiodáctilos (camellos). Su máximo son 86 kilómetros por hora y 2 horas y media de resistencia.

Durante los últimos 30 años se ha celebrado una carrera entre hombres y caballos, donde solo dos veces ha vencido un humano.

El avestruz
avestruz-maraton

Si has  marcado el avestruz, has acertado. Este ave sería la ganadora por biomecánica, estructura corporal, centro de gravedad, apoyos, velocidad y metabolismo. Aunque pueda parecer increíble, el avestruz es capaz de hacer la maratón en menos de una hora. Además, tiene su máximo en 50 kilómetros por hora.

Aunque todo ello no es lo más importante, ni lo que le convierte en ganador. La clave está en la energía, el avestruz usa la mitad que el hombre para llegar a su máxima velocidad.

Este hecho, explicado científicamente, se debe a que son capaces de almacenar el doble de energía en los tendones de las patas, que además están hechas para dar zancadas rápidas y veloces. Siempre que su cerebro, limitado por naturaleza, se lo permita y decidiera correr una maratón, ganaría.

El antílope

antilope-maraton

Los antílopes tienen en una mano su velocidad puntual y en otra la otra las grandes distancias que pueden recorrer. En carrera máxima un antílope puede alcanzar hasta 96 kilómetros por hora, característica perfecta para huir de los depredadores, pero no para ganar una maratón.

Estos animales abandonarían la carrera tras 45 minutos, que es su máxima resistencia manteniendo unos 48 kilómetros por hora que es su media sin picos máximos.

El camello

camello-maraton

Los camellos tienen una gran ventaja, no dejan de hidratarse. Aunque surge el problema de la transpiración, al tener una temperatura corporal más baja. Puede alcanzar los 16 kilómetros fácilmente y aguantar hasta 18 horas en movimiento, sin duda su mejor baza. Aunque puede mantener picos de 65 kilómetros por hora en tramos cortos. Y 30 kilómetros por hora durante una hora con facilidad, dato que nos haría completar únicamente una maratón en menos de 90 minutos. Todas estas características no lo hacen un ganador de una maratón.

El perro

perro-maraton

A pesar de ser un animal capaz de correr 80 kilómetros sin parar en menos de cuatro horas, las condiciones meteorológicas condicionan el reto. Un perro nacido para correr en la nieve y con temperaturas bajo cero abandonaría jadeando por la imposibilidad de disipar el calor por su boca. Y mientras que en sitos fríos un can haría un récord de 1 hora y 19 minutos, en maratones normales no sería nunca un ganador.

Fuente: popularmechanics / Vía: vozpópuli


Ana Hache

Ana Hache

Escritora apasionada. Estoy especializada en el mundo de la decoración y el diseño de interiores.