El momento de irte vacaciones puede ser agridulce si tienes un perro. No siempre pueden acompañarnos, depende del destino y el medio en el que nos traslademos. Dejarlos siempre cuesta, más si es en un sitio extraño, aunque tengamos todas las garantías de que van a estar bien cuidados y atendidos. Por ello, a este padre de familia se le ocurrió una estupenda idea para que su bulldog, Igor, se sintiera como en casa mientras ellos estaban de viaje en Tailandia. El invento funcionó a la perfecció e Igor estuvo muy agusto en su nueva estancia e incluso hizo una amiga: una enorme San Bernardo. ¡Genial!

Fuente: Jordan Malerverktoy

Marta Robles

Marta Robles

Amante de la decoración, el interiorismo y el diseño. Estudié Publicidad y Relaciones Públicas aunque la decoración siempre ha sido una de mis pasiones. Desde 2012 formo parte de este maravilloso equipo que forma casasincreibles.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *