Saltar al contenido
Blog animalista

¿Te parecen adorables los perezosos? Conoce su realidad y no querrás acercarte a ninguno

12/05/2016
centro rescate perezosos 01

A medida que las sociedades humanas crecen, son muchos los entornos naturales que acaban siendo destruidos. Si bien esto puede considerarse también un proceso natural, ya que las personas somos seres activos dentro de cada ecosistema, debemos tener en cuenta que nuestra capacidad de raciocinio y de autogestión nos hace responsables en mayor medida de todo lo que ocurre en nuestro entorno. Entre otras cosas, porque somos una de las especies más invasivas y destructivas que existe en el planeta y, ya que tenemos la posibilidad de darnos cuenta de ello, no está de más que nos esforcemos por mejorar.

De entre todas las víctimas que sufren las consecuencias de nuestros actos, hoy quiero hablaros de los perezosos y del trabajo que está llevando a cabo Sam Trull, la co-fundadora del Sloth Institute en Costa Rica.

Esta organización se dedica a la investigación sobre la realidad de los perezosos que viven de forma salvaje y en cautividad; también colaboran con otras entidades que trabajan en favor de estos animales alrededor del mundo, y uno de sus principales objetivos es difundir información veraz sobre ellos.

En una entrevista concedida a Manhattan Book Review, Sam afirma que lo que más le gusta de los perezosos es que son animales que van a lo suyo. “Soy consciente de que el ‘ciclo de la vida’ necesita de todo tipo de especies animales, incluyendo monos traviesos y gatos carnívoros, sin ánimo de ofender a esos animales que necesitan comerse a otros para sobrevivir. Pero ¿cómo no voy a sentirme atraída por las especies que solo quieren comer hojas, relajarse al sol, sentir la brisa o recibir una buena rascada? Además, tienen un lado muy curioso y juguetón, algo que la mayoría de la gente no ha visto ni verá, pero que es definitivamente lo más entrañable que yo he visto jamás”.

Indice del artículo

El mayor problema de los perezosos son, sin duda, los humanos. Por eso, Sam y su equipo iniciaron el proyecto que lleva a cabo el Sloth Institute.

Para sobrevivir, necesitan las especies arbóreas adecuadas y una gran cantidad de árboles. Han de vivir en un bosques que gocen de buena salud.

Sin embargo, el ser humano ha creado industrias que están acabando con su vida tranquila y, de todas ellas, una de las más indignantes es la del turismo.

Algunas empresas se dedican a capturar perezosos para utilizarlos como reclamo turístico y muchos de ellos acaban muriendo a causa del estrés.

Los humanos llegan a su entorno y traen consigo elementos que hacen su vida imposible: cables de alta tensión, coches, ruidos, contaminación, otros animales…

Para los perezosos, es incompatible vivir cerca de las personas, pues necesitan un entorno muy específico que garantice su supervivencia.

Estos animales no tiene la habilidad de saltar o huir rápidamente, ni de cruzar una carretera a toda velocidad. Solo han de estar apartados y tranquilos, viviendo sin molestar a nadie y sin que nadie les moleste.

Una de las principales tareas por las que podemos empezar nosotros es siendo unos turistas responsables. Si alguna vez os intentan convencer de tocar a algún animal salvaje que ha sido capturado solo para que te hagas una foto con él, niégate.

Que sean adorables no te da ningún derecho a molestarlos, ni implica que tengas que tocarlos o abrazarlos.

Por suerte, gente como Sam se esfuerza por devolver a estos animales a su hábitat natural empleando técnicas que requieren mucho tiempo y dedicación.

Algunos ejemplares han perdido a sus padres y dejarlos en libertad sería una sentencia de muerte para ellos. Por eso, el equipo de Sloth Institute trabaja para dotarlos de las habilidades necesarias para sobrevivir una vez que llegue el momento.

Sin duda, un trabajo digno de admirar y de difundir que no podíamos quedarnos solo para nosotros.

Fotos: pertenecen al libro Slothlove, de Sam Trull.