Aprende a entender el lenguaje corporal de los gatos

02/06/2015

Tal vez te has hecho preguntas como ¿por qué mi gato se encorva?

También te preguntarás por qué los gatos se ponen de espalda, o toman otras posturas.

La verdad es que a muchos se nos facilita más entendernos con los perros que con los gatos.

Entender el lenguaje corporal gatuno no es muy fácil. De hecho, es más fácil entender a los perros, ¿cierto?

Muchas veces me llegué a preguntar por qué mi gato cierra los ojos cuando le hablo, y es que no es fácil entenderlos.

Volviendo a los perros, su lenguaje y su forma de ser es mucho más transparente y nos da la sensación de que puedo descifrar con más facilidad cómo se sienten o qué quieren de mí.

Los gatos, sin embargo, siempre parecen un misterio.

Claro, nosotros nos llevamos bien con ellos, puede que hemos aprendido a respetar sus normas, pero los felinos son animales variables y un poco imprevisibles; lo cual no quiere decir que no sean unas mascotas fantásticas.

Por otra parte, en La Nube de Algodón siempre hemos sospechado que la tendencia que tenemos muchas personas a percibir a los gatos como mascotas con las que es difícil comunicarse se debe, básicamente, a que no hemos aprendido a entender el lenguaje corporal gatuno.

Un gato no nos va a hablar como nosotros necesitamos, lo hará de la única forma que sabe y, gracias a Little Things y a su ilustradora Maya Borestein, hoy te podemos explicar algunas de las claves del lenguaje corporal gatuno para que aprendas a escuchar a tu gato.

¡Verás como tu relación con tu gato es aún mejor!

La cara del gato

lenguaje-gatos-01
Maya Borenstein para LittleThings.com

1. Si un gato te mira con las orejas hacia arriba y hacia delante, significa que siente curiosidad por ti.

Este será un buen momento para que extiendas tu mano lentamente hacia él.

Si se trata de un gato tímido, se acercará a ti despacio y te olerá; si es amigable dejará a un lado las formalidades y se frotará contra ti.

2. Si, igual que antes, sus orejas están hacia arriba y hacia delante y, además, está sentado muy derecho, está en posición de alerta y valorando las posibilidades de caza.

Lo más probable es que haya oído un ruido que le interesa, como por ejemplo… ¡un pajarito!

3. Si tiene las orejas hacia atrás y los ojos bien abiertos, algo le está alterando: siente nervios o ansiedad.

Los sonidos que hacen los gatos

lenguaje-gatos-02
Maya Borenstein para LittleThings.com

4. Todo el mundo sabe que cuando un gato ronronea es que se siente a gusto, pero además es probable que quiera que le acaricies.

5. Los maullidos pueden significar multitud de cosas: pueden tener hambre, pueden alegrarse de verte o, simplemente, puede que quieran un poco de atención.

Muchos expertos coinciden en que mientras que el maullido de los gatitos bebés están exclusivamente dirigidos a sus madres, cuando los gatos adultos maullan se dirigen a los humanos.

Es raro que dos gatos adultos maúllen para comunicarse entre ellos.

6. Si tu gato hace ruiditos como si hablase, y más si los hace cerca de una ventana, es que ha detectado una presa.

La postura corporal

lenguaje-gatos-03
Maya Borenstein para LittleThings.com

7. Cuando un gato se encorva y eriza el pelo, intenta parecer más grande. Se encuentra asustado y a la defensiva, es mejor dejarlo solo.

8. Si tu gato te enseña el trasero, no te ofendas.

Igual que los perros, los gatos se huelen para reconocerse.

Si tu gato se pone de espaldas a ti y levanta la cola, está diciendote que confía en ti y que te considera su amigo, ¡pero no hace falta que le huelas!

9. Un gato que rueda sobre su espalda está deseando jugar o que le acaricien la barriga. ¡Incluso puede que quiera las dos cosas!

El comportamiento del gato

lenguaje-gatos-05
Maya Borenstein para LittleThings.com

10. Cuando un gato te trae un “regalo” te está mostrando lo buen cazador que es.

Este comportamiento es propio de las gatas, que normalmente intentarían enseñar a cazar a sus hijos.

Si no los tiene, es probable que te esté intentando instruir en el noble arte de la caza a ti, ya que eres su familia.

11. Un gato que se frota contra los muebles o contra ti no quiere recibir caricias, lo que está haciendo es impregnar con su olor lo que considera que es suyo.

12. Los gatos mullen por varias razones: una de ellas es porque de bebés aprenden que amasando el pecho de su madre mientras maman, sale más leche; otra es que al mullir los gatos desprenden feromonas que dejan una huella de territorio.

Así se aseguran de que nos quede claro que ese cojín (o tú mismo) les pertenece; y por último, puede que lo hagan para estar más cómodos.

13. A los gatos les encanta meterse en cajas y en sitios pequeños porque se sienten a salvo de los depredadores y, además, tienen un buen campo de visión para estar alerta.

14. Si ves a tu gato en posición de “esfinge” es que está cómodo y relajado. Lo más probable es que esté ronroneando.

15. Cuando un gato te mira fijamente y cierra los ojos poco a poco, está buscando afecto. Si le acaricias un poco le estarás dando justo lo que quiere.

Y con esta lista resolvemos muchos de los comportamientos gatunos que nos tenían intrigados.

Estas son las claves del lenguaje gatuno, esperamos que desde hoy tu relación con tu gato mejore, ya que tienes el conocimiento para entenderles mejor.

¡Esperamos que te sirva y que tu relación con tu mascota sea cada día mejor!

Vía Little Things.