A veces no sabemos cómo dar la gracias por las historias que encontramos. Ser testigo de casos como el que os voy a contar es, sencillamente, inspirador. Aunque a veces nos cueste creer en la bondad del ser humano, lo cierto es que hay muchísima gente entregada, dispuesta a hacer cualquier cosa por ayudar a quien lo necesite.

De eso trata la historia de Tammy, una joven zorra a la que hallaron tumbada junto a una carretera después de ser víctima de un atropello.

Jennifer, la mujer que la encontró, pidió ayuda a un refugio de animales salvajes y todo un dispositivo de voluntarios se puso en marcha para salvar la vida del animal, que a penas respiraba.

No te pierdas el vídeo de su recuperación, porque te aseguro que te va a hacer recuperar tu fe en las personas.

Fuente: Woodlands Wildlife Sanctuary