Saltar al contenido
Blog animalista

Este hombre no se está haciendo un selfie con la cría de tiburón, lo está salvando

09/03/2016
rescate cria tiburon 01

Hace unas semanas, la noticia de que un delfín fallecía en la playa de Santa Teresita, Argentina, a mano de inconscientes que lo sacaron del agua para hacerse fotos con él dió la vuelta al mundo. Las desgarradoras imágenes mostraban la peor cara del ser humano. ¿Quién es capaz de dejar morir a un pequeño delfín por querer una foto a su lado? Desgraciadamente más personas de las que nos gustaría.

Navegando por la red hoy me he encontrado una fotografía que me ha recordaba a esa escena, y directamente he pensado: Ha vuelto a suceder. Sin embargo, al leer la noticia con detenimiento, me he dado cuenta de que en esta ocasión un señor no se estaba sacando una foto con una cría de tiburón, sino que le estaba salvando la vida.

rescate-cria-tiburon-02

rescate-cria-tiburon-03

Alan Holyoak paseaba por una playa de Oregon, Estados Unidos, cuando de pronto vio algo en la orilla, siendo golpeado por las olas. La distancia era tal que no se podía diferenciar si se trataba de un animal, desechos o incluso un cuerpo humano.

Al acercarse al objeto, Alan Holyoak, que es un experto en biología marina y es profesor en la Universidad Brigham Young, vio que se trataba de una cría de tiburón salmón que a penas medía más de un metro.

“Si te fijas en las imágenes, puedes ver que bajo la barbilla del tiburón hay una especie de parche rojizo. Ese color suele ser indicativo del bajo nivel de oxígeno que tiene el animal, básicamente asfixiante”, explica Holyoak.

rescate-cria-tiburon-04

rescate-cria-tiburon-05

Al ver esto, el experto puso al animal en una determinada postura para que el agua de la ola pudiera permitirle respirar. Mientras él iba sumergiendo al animal en el agua, muy poco a poco y con mucho cuidado, su mujer sacaba fotos de la escena.

El problema era que el animal no tenía fuerza suficiente para conseguir nadar mar adentro, así que Holyoak fue ayudándole en la inmersión hasta que el tiburón mostró más señales de movimiento. Fue entonces cuando el tiburón pudo nadar en libertad.

Realmente sentí una sensación de satisfacción al poder ayudar“, finaliza Holyoak, ya que su ayuda fue determinante para la supervivencia del animal. Lo que sí que es cierto es que el profesor tuvo éxito gracias a sus conocimientos marinos, ya que la mordida de un tiburón, aunque fuese de menor tamaño, podría traer graves consecuencias.

rescate-cria-tiburon-06

rescate-cria-tiburon-07

Fuente: TheDodo