Saltar al contenido
Blog animalista

Este bebé prueba helado por primera vez: mira su increíble reacción

23/01/2020
bebehelado

Todos los días son un descubrimiento para un bebé, especialmente en la etapa de ingerir alimentos. Pasar de la leche materna a probar texturas y nuevos sabores es todo un suceso. Y si el nuevo sabor a probar es el helado. Son bastante populares los videos de reacciones de bebés probando distintos alimentos por primera vez. Pero la cara de esta bebé que prueba helado por primera vez es algo especial.

El vídeo de la polémica

Los padres tuvieron la “brillante” idea de filmarla mientras le daban de probar un helado y su reacción fue tan sorpresiva como tierna y graciosa.

En el vídeo, del que no se conoce procedencia, se puede ver que el papá la tiene en sus faldas y le acerca un cono de helado para que la beba haga su primera y gloriosa degustación. Una tercera persona que podríamos suponer que es la madre, es la encargada de atesorar el momento.

El primer mordisco fue un poco tímido y con cierta desconfianza. Pero en cuestión de segundos, la cara de sorpresa y la sonrisa inmediata, dan por confirmado que esta bebé tiene un nuevo alimento favorito. El próximo movimiento es determinante: se abalanza directamente al helado, con tesón y decisión, tomando el helado sin vergüenza y con la convicción digna de fanático.

Sus padres reaccionaron a las carcajadas frente a la actitud de la bebe. El vídeo se viralizó en las redes y recibió miles de comentarios fascinados por su reacción.

Sin embargo, no todos están tan emocionado con el vídeo de este bebé que prueba helado por primera vez. Algunos profesionales se mostraron en contra, advirtiendo sobre los niveles de azúcar que puede contener el helado, además de la presencia de leche vacuna, no recomendable para niños de esa edad.

Esos dos componentes justamente, son dos de los alimentos prohibidos para bebés.


Guía básica para la correcta alimentación de un bebé

Antes de los 6 meses

Los bebes recién nacidos y durante los primeros 6 meses deben ser alimentados con leche materna exclusivamente.

La lactancia materna ofrece innumerables beneficios para el niño, la madre y la familia, y conviene prolongarla por dos años o más. La leche materna es el mejor alimento y el más completo que puede recibir el niño menor de 6 meses. Le brinda todos los elementos que necesita para su crecimiento y desarrollo saludables. La leche de la madre está adaptada a las necesidades y posibilidades de su hijo y por ello se digiere más fácilmente que cualquier otra leche.

La leche materna contiene todo el líquido que el bebé necesita durante los primeros 6 meses. No hace falta suministrar ni agua, ni jugos, ni otros líquidos.

Entre los 6  y 8 meses

A partir de los 6 meses es necesario complementar la leche materna, agregándole de a poco otros alimentos. Lo ideal son 2 o 3 comidas diarias, agregándole leche materna a demanda.

La introducción de otros alimentos no debe demorarse más allá de los 6 meses y puede comenzar por darle una vez al dia unas cucharadas de papillas combinando tales como papa, batata y zapallo.

Unas semanas más adelante se pueden agregar pequeños trozos de carne sin grasa y bien desmenuzada.

A partir del séptimo mes se pueden agregar algunas otras verduras trituradas, papillas de legumbres, avena arrollada, etc. Además de agregar algún postre con leche del estilo de arroz con leche y sémola. También se puede agregar pan ligeramente tostado y bizcochos secos tipo tostadas.

Es importante agregar una fruta y una verdura por día

Entre los 9 y los 12 meses

A partir del noveno mes, la regularidad en las comidas se hace presente y las 4 comidas diarias son las conocidas como desayuno, almuerzo, merienda y cena. Siempre con el  agregado de la leche materna a demanda del bebé.

A esta altura ya podría comer las frutas frescas, bien lavadas y cortadas en pequeños trozos. Pulpa de tomates, remolacha, espinacas, choclo rallado y todos los pescados, cuidando muy bien de retirarle las espinas.

La alimentación debe ser lo más variada posible para evitar que se cansen o se aburran de los mismos sabores; también, para que los chicos aprendan a comer de todo un poco.

Recuerde que no es necesario añadir sal. Los alimentos ya tienen suficiente sal natural y no conviene que los niños se acostumbren desde pequeños a los sabores muy salados. Lo mismo pasa con el azúcar. Si bien a los niños les agrada mucho este sabor, conviene que no se acostumbren a agregar azúcar de forma exagerada.

La bebida ideal durante todo este lapso, aparte de la leche materna, es el agua potable

Los alimentos a evitar en esta etapa son: fiambres, hamburguesas, salchichas, comidas muy condimentadas, productos lácteos y miel. Este último puede contener sustancias tóxicas para el bebé.

A partir del primer año

Al cumplir el año, el bebé ya está en condiciones de comer un plato mediano completo. Más tarde, a los dos años, necesitará más o menos un plato común completo.

Compartir los alimentos con el resto de la familia es una actividad humana con muchos e importantes significados. Uno de ellos es integrarse a la familia, dar y recibir afecto, sentirse valioso para los demás y comunicarse. En la mesa no sólo están aprendiendo a comer, sino que desarrollan el hábito de la alimentación, desarrollan nuevas conductas con el grupo, tales como compartir, esperar, usar el vaso; etc.

Es importante tener en cuenta que la presentación variada y agradable de las comidas, así como un ambiente tranquilo, estimulan en el niño el deseo de comer. Como el bebé que prueba helado por primera vez. Pero tal vez, fue el alimento equivocado.