Saltar al contenido
Blog animalista

Estaba viviendo el momento más embarazoso de su vida, pero ocurrió algo genial

05/10/2016
pedida matrimonio pierde anillo

Que te pidan matrimonio en mitad de un partido debe ser de película. O al menos un puntazo, sobre todo si no te pasa como a los protagonistas de esta historia. Porque lo pidas donde lo pidas, lo suyo sería que todo saliera a la perfección, ¿no?

Fue durante la quinta entrada del juego de los Yankees y los Red Soxx, cuando Andrew Fox se arrodilló con la firme intención de pedir matrimonio a su novia, Heather Terwilliger. Seguro que la pareja amante del béisbol llevaba tiempo soñando con la idea de casarse. 

Y aunque una pedida de mano es siempre algo especial, estos enamorados tendrán algo más especial todavía que contarle a sus nietos. 

pedida-mano-partido2

Qué momento tan romántico cuando te preguntan si quieres formar parte de su vida por siempre. Qué emoción cuando tu pareja saca una cajita y la dirige hacía ti, y qué chasco cuando la cajita del anillo se cae, rueda, rebota y desaparece.

«Los cinco peores minutos» de la vida de Fox, según dijo él mismo. Y lo mejor de todo -o peor, según cómo se mire,- es que el momento estaba siendo emitido por la gran pantalla del estadio. Ninguno de los presentes era ya ajeno al desastre. Incluso el comentarista exclamó: «¡Pobre tipo!».

El futuro marido no sabía qué pensar, no veía el anillo por ningún lado y estaba en shock. «Empecé a entrar en pánico y admito que lloré», dijo.

pedida-mano-partido1

Sin embargo, esto es tan real como la vida misma, a cualquiera puede pasarle que el anillo que tenía preparado decida irse de viajecito en el momento menos indicado. Por suerte para la pareja, los allí presentes hicieron algo que te dejará buen sabor de boca. Qué bonita es la humanidad a veces.

Y menos mal porque el pobre muchacho había estado trabajando repartiendo paquetes y cartas en el turno de noche en Pittsburgh para poder volar a Nueva York y asistir al partido. Fue un regalo de cumpleaños tardío para su novia Heather Terwilliger y no merecía acabar mal. ¿Quieres ver cómo acabó? Aquí tienes el vídeo.


Fuente: Elite Daily

Te ha gustado este post ?

Click para votarnos

Puntuación / 5. Contador votos

Se el primero en votar

Lamentamos que no te haya gustado este post

Permite mejorar este post


Ana Hache

Ana Hache

Escritora apasionada. Estoy especializada en el mundo de la decoración y el diseño de interiores.