Saltar al contenido
Blog animalista

Esta perra estuvo atada durante 10 años en un barrizal, pero ahora sabe lo que es la libertad

02/11/2016
rescate perro cojo5

Cuando lo encontraron llevaba una década encadenada en medio de un barrizal. Este pobre animal ha pasado la mayor parte de su vida sin poderse mover, casi sin alimentos, desnutrido y cojo.

Ni siquiera tenía un techo o una manta para protegerse del mal tiempo. Su ex dueño era un humano sin alma que había obligado a sufrir a su mascota durante años. Tampoco tenía ningún contacto animal o humano.

Los vecinos dicen que han llamado muchas veces a lo largo de todos estos años al Servicio de Control de Animales. Aseguraban también que en ocasiones habían visto como los dueños orinaban desde lo alto del porche hacía donde estaba la perrita, quien además vivía entre sus propios excrementos. Toda la situción, el frío y no poder moverse dañaron sus patas traseras.

rescate-perro-cojo1

Sin haber sido nunca cuidada, cuando la lavaron quitaron de su cuerpo tal cantidad de pelo pegado que los voluntarios dijeron que jamás habían visto algo igual.

Bolas de suciedad y pelo que se adherían al resto de su pelaje dificultando incluso ciertos movimientos, como no poder mover la cola. Además, debajo de todo ese pelo y suciedad encontraron un cuerpo muy delgado.

rescate-perro-cojo3

Cuando fue liberada no pudo estar más feliz. Pronto se relacionó con otros perros y humanos, a esta perrita le encanta que le toquen, tener contacto y que le mimen.

Además, gracias a la bondad de algunos otros humanos, este perra tiene ahora una buena familia que la cuida, la quiere y le alimenta como es debido.

rescate-perro-cojo2

Diez años de infierno que han quedado atrás para no volver, gracias a Mike y Elisa, que cuando la conocieron quisieron adoptarla inmediatamente. Sus antiguos dueños la llamaban Judas, pero esta pareja le ha puesto Judith. La perra tiene un carrito que le permite no tener que arrastrar las patas traseras todo el tiempo.

La nueva familia hizo un sinfín de excuersiones con ella; al campo y a la playa, donde Judith no tenía que usar su carrito.

Fuente: AnimalAdvocates

Te ha gustado este post ?

Click para votarnos

Puntuación / 5. Contador votos

Lamentamos que no te haya gustado este post

Permite mejorar este post


Ana Hache

Ana Hache

Escritora apasionada. Estoy especializada en el mundo de la decoración y el diseño de interiores.