Saltar al contenido
Blog animalista

3 tipos de Enzimas digestivas naturales que mejoran la digestión

02/06/2020
huevo forma corazon

Nuestro sistema digestivo descompone en formas más simples, como proteínas, carbohidratos, grasas y vitaminas, todos los alimentos y líquidos que ingerimos. Todos estos nutrientes se transportan al intestino delgado y al torrente sanguíneo, donde proporcionan energía para que todo el cuerpo funcione correctamente.

Las enzimas digestivas están involucradas en este proceso, indispensable en la descomposición de grasas, proteínas y carbohidratos en moléculas que el cuerpo puede absorber fácilmente.

Enzimas digestivas, indispensables para una digestión adecuada

Hay tres tipos principales de enzimas digestivas: proteasas (descomponen las proteínas en pequeños péptidos y aminoácidos), lipasas (descomponen las grasas en tres ácidos grasos, más una molécula de glicerol) y amilasas (descomponen los carbohidratos, como el almidón, en azúcares simples).

Las enzimas se metabolizan en el intestino delgado, incluyendo lactasa, maltasa y sucras.

Si el cuerpo no produce suficientes enzimas digestivas, el proceso de digestión se ralentiza y las molestias abdominales, como ardor, hinchazón, flatulencia, diarrea o estreñimiento, sensación de sobresaturación, enfermedad cardiovascular y aumento de peso.

Al mismo tiempo, el cuerpo es vulnerable a los trastornos digestivos, como la intolerancia a la lactosa o el gluten, si no tiene la capacidad de producir suficientes enzimas digestivas.

Por lo tanto, comer alimentos ricos en enzimas digestivas naturales ayuda a mejorar la digestión y eliminar el riesgo de desarrollar trastornos digestivos.

Causas de la deficiencia de enzimas digestivas

Hay varias situaciones en las que se puede instalar la deficiencia de enzimas digestivas, con efectos negativos directos sobre la salud: abuso de alimentos, consumo de alimentos procesados, edulcorantes artificiales, estrés, vejez, enfermedades pancreáticas (fibrosis quística, cáncer de páncreas, pancreatitis crónica). o aguda), colecistitis aguda o crónica, enfermedad pancreática, enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn, inflamación del tracto digestivo y bajos niveles de ácido gástrico.

¿Qué hacer, entonces, para mejorar la digestión?

  • ¡Coma despacio! Alcanzará la saciedad mucho más rápido, comerá menos y evitará la indigestión y la acidez estomacal.
  • ¡Coma menos pan!
  • ¡Limite el alcohol! Puede irritar el tracto intestinal y causar acidez estomacal.
  • ¡Sea activo! Una caminata corta después del almuerzo lo ayudará a evitar la acidez estomacal y el reflujo gastroesofágico.

 

Aunque hay muchas fuentes alimenticias ricas en enzimas (piña, papaya, mango, remolacha), y la fibra de las verduras y las legumbres ayuda a mantener un tracto gastrointestinal normal, tomar suplementos con enzimas digestivas es la forma más rápida de aliviar la indigestión. Para ello, no dude en consultar a su médico o nutriólogo.