Saltar al contenido
Blog animalista

Emotiva historia que ejemplifica a la perfección la importancia del microchip para tu mascota

10/05/2016
perro perdido2

Hace dos años José de Columbus, Wisconsin, lo perdió todo. Se divorció, perdió su casa, su trabajo, vivía en un coche y lo único que le hacía levantarse cada día era su perro Caos. Entonces era todavía un cachorro y su nombre le hacía justicia ya que no paraba quieto en todo el día. Pero le daba la vida.

Sin embargo, no podía hacerse cargo de él en las circunstancia en las que se encontraba, primero necesitaba encontrar una nueva casa. Por ello, dejó a Caos unos meses con un conocido. Pasado dicho tiempo, ésta persona no quiso devolverle a su perro.

José estaba desolado pero no pudo hacer nada al respecto, no sabía cómo volver a recuperar a su perro.

Casualidades de la vida, hace una semana un miembro del servicio del personal del Condado de Winnebago divisó a un perro que andaba vagabundeando por las calles. Dicho animal llevaba microchip con un número de indentificación de 2014.

A lo pocos días, José recibió un correo en el que se detalla que debía renovar la información del microchip correspondiente a su mascota, en este caso era de Caos. Pero, de repente, sonó el teléfono.

“Fue un milagro”

Afortunadamente, pudieron localizar a José según la información que aparecía en el microchip insertado en el can. Presa de la emoción de volver a ver a su amigo después de tanto tiempo, cogió el coche dispuesto a conducir hora y media hasta donde se encontraba su mejor amigo.

No queremos revelar nada más, simplemente decir que el reencuentro es realmente impresionante y ejemplifica la gran importancia del microchip.

Fuente: Winnebago County Animal Services