Si no eres una experta, ¿cómo elegir un veterinario para tu mascota? Te ofrecemos 7 consejos para ayudarte a encontrar un veterinario adecuado para tu mascota.

Consejo # 1: Pide referencias antes de elegir un veterinario para tu mascota

Tus amigas probablemente no sean expertas en evaluación veterinaria más de lo que eres tú, pero pueden decirte si el veterinario o los trabajadores de una determinada clínica manipulan a los animales o los convencen para que cooperen. También si valoran la atención a las personas, ya sea en la oficina o si el veterinario explica bien los problemas de salud de la mascota. También es importante si tus amigas valoran que el espacio esté limpio.

Consejo # 2: Verifica las calificaciones y la experiencia

Un veterinario de práctica general tiene que cultivar el conocimiento sobre varias especies, pero quizás no conoce con tanta profundidad a tu mascota como alguien que esté especializado. Algunos veterinarios trabajan principalmente con perros, gatos o “exóticos”. Un veterinario especializado en una especie puede ser una gran ventaja. Los médicos para humanos trabajan con una sola especie. Así que puede ser mejor a la hora de elegir un veterinario si éste limita su práctica a algunas especies, o solo a una.
Busca un buen certificado que se muestre de forma destacada. Si no lo ves, pregunta. Si no existe, ¡adiós!

Consejo # 3: Conoce el espacio antes de tener una emergencia

Llama con anticipación, explícale que eres un cliente potencial y programa una cita para ver la clínica. No te presentes en medio de una emergencia o en un horario que esté lleno de gente. Toda la clínica debe estar limpia, por supuesto. Puede que algún animal enfermo acabe de vomitar, orinar o defecar, pero en general el lugar no debe apestar.

En tu recorrido, estate atenta a la sala de cirugía o la suite. Debería estar muy limpia. Es importante que no se use para el almacenamiento o como un lugar frecuentado por el gato de la oficina. Si se está llevando a cabo una cirugía, aprovecha la oportunidad para asegurarte de que se practique una buena técnica estéril . Busca una bata, máscara y guantes completos, no solo un top de limpieza.

Ah, y si no te quieren mostrarte la clínica, ¡elimínalos de tu lista!

Consejo # 4: Pregunta sobre el control del dolor o analgesia antes de elegir un veterinario

El dolor es un gran problema para los animales enfermos, los animales viejos y los animales que se recuperan de una cirugía. Es importante, pues, la forma en que se maneja el dolor, te dice mucho sobre el veterinario a elegir. Un buena analgesia acelera la recuperación y reduce las probabilidades de ciertas complicaciones. Esto sucede tanto en las personas como en otros animales. El dolor, a menudo, contribuye a la agresión y a otros problemas.

Si el veterinario aplica técnicas sin vigilar el sufrimiento de tu mascota ¡sal corriendo de la clínica!

Consejo # 5: Infórmate sobre la atención nocturna a los animales hospitalizados

En caso de tener que dejar a tu mascota en la clínica es importante saber qué trato tendrá. Un lugar grande puede tener personal técnico para esto, o puede contratar profesionales independientes o pagar horas extras según sea necesario. En los veterinarios pequeños cabe la posibilidad de que colaboren con clínicas grandes. ¿Dejarías a tu mascota enferma sola durante la noche? Es un factor decisivo en situaciones graves.

Consejo # 6: Pregúntale al veterinario a quién consulta

Si hay una escuela veterinaria o una clínica especializada cerca, es importante saber si tu futuro veterinario les envía casos complejos o especializados. Y, si la respuesta del veterinario a alguna pregunta tuya es “No sé, déjame consultar con un especialista” o “Déjame buscarla”, entonces deberías confiar. Nadie, por experto que sea, sabe todo. Un persona experta, consciente de que su conocimiento tiene límites, es muy probable que sea buena.

Consejo # 7: ¿Cómo es el comportamiento hacia el animal?

Para elegir un veterinario el trato amable en la recepción es importante. Pero el comportamiento hacia el animal, aún más. Pocos veterinarios están formados sobre el entrenamiento animal no coercitivo o del comportamiento del cachorro. Y lo que es peor, muchos de ellos no saben que no saben mucho.

No es necesario ninguna formación reglada mientras tenga mano izquierda con los animales. Y no está de más recibir consejos de comportamiento de alguien con experiencia real. Pero ten cuidado con un veterinario que habla sobre ser el alfa y mostrarle a tu perro quién es el jefe. ¿Por qué? Debido a que no desea que se le descontrole la mascota enferma o lastimada y posiblemente asustada. Se trata más de una represión que de un trato amable al animal.

¿Qué hay de buscar en foros o webs especializadas?

Claro, compruébalo. Recuerda, sin embargo que son las personas con las opiniones más intensas las que publican la mayoría de los comentarios. Algunas personas enojadas se enojan mucho, y no siempre con buenas razones. Además, ¿quién está detrás de ese nombre de usuario?

Recomendamos mirar distintas páginas para tener una visión general. Esto puede ayudar, pero no para diagnosticar o curar. Mejor elegir un veterinario para tu mascota. Alguien que te de un trato directo.

¿Y el dinero?

Los equipos y medicamentos veterinarios cuestan casi lo mismo los equivalentes humanos. La mayoría de los veterinarios realmente se preocupan por sus pacientes, y muy pocos se están haciendo ricos. Lo más probable es que no te recomiende pruebas costosas y aleatorias para estafarte: estará tratando de brindar la mejor atención a tu amigo.

Explica tu situación financiera con honestidad. Conoce cuáles son tus opciones y recuerda la mejor manera de mantener bajos los costos del veterinario es dándole a tu mascota el trato que se merece. Es decir: buena comida, suficiente ejercicio y revisiones regulares para detectar los problemas con antelación.

Fuente: Quick and Dirty Tips