El síndrome de Down es una condición

Durante años se ha considerado erróneamente al síndrome de Down como una enfermedad. Realmente es una condición y esta mala idea es la que ha ocasionado que se estigmatice a quienes la tienen.

Anomalía congénita producida por la triplicación total o parcial del cromosoma 21, que se caracteriza por distintos grados de discapacidad intelectual y un conjunto variable de alteraciones somáticas, entre las que destaca el pliegue cutáneo entre la nariz y el párpado”, definición de la RAE.

No es una enfermedad porqué no hay una cura ni existe un tratamiento específico. Y aunque hay enfermedades asociadas, no siempre se dan, ni aparecen del mismo modo.

Una persona con síndrome de Down puede tener discapacidad cognitiva de leve a moderada. Sin embargo, esto no es un impedimento para ser un miembro activo de la sociedad y hacer una vida normal en donde se estudie y trabaje. Aquí puedes leer 10 curiosidades sobre el síndrome de Down que probablemente no conocías.

Parecen más felices

Es habitual que en nuestro deseo de no sufrir por ellos, o de desear que no sufran, nos hagamos a la idea de que las personas con síndrome de Down son felices, probablemente más que nosotros, y que son cariñosos y sonrientes. Bien, no siempre es así. De hecho, no tiene por qué ser así, y no tienen ninguna obligación de serlo, aunque sí el derecho.

Debemos mirarles y tratarles, como personas igual que nosotros, que tenemos días buenos, días regulares, y días malos. Con sus sentimientos, esperanzas, sueños e ilusiones; con sus problemas y sus preocupaciones. En las siguientes imágenes podemos ver su capacidad afectiva.

Quienes nacen con el síndrome de Down se tienen que enfrentar a innumerables obstáculos para lograr sus sueños. La buena noticia es que para ellos no existen impedimentos, pues sólo requieren un poco de apoyo y creer en ellos mismos para obtener lo que tanto desean. Principio válido para todo el mundo, ¿no?

Fuentes: Bebés y más y Su Médico