Dos cerditas burlan a la muerte y sus vidas dan un feliz giro

01/11/2017

A Julie Robertson le llevó dos días conseguir que las cerditas Anna y Maybelle se fiasen de ella. Esta defensora de los animales, encontró a dos lechones en la carretera, con magulladuras y enfermedades infecciosas, a parte de mucha hambre y sed. Asustadas, las cerditas no quería acercarse a nadie, pero la paciencia y unas golosinas fueron la clave para ganarse su confianza.

Aunque no se sabe con seguridad cómo llegaron allí, sus rescatadores creen que debieron caer de un camión de transporte de animales de granja, algo que ocurre con más frecuencia de la que se cree, sobre todo cuando se trata de lechones o animales pequeños. Muchos, caen a la carretera sin que los conductores se den cuenta y su destino acaba siendo parecido al que iban a tener si hubiesen seguido en el transporte.

Por suerte para estas cerditas, alguien las encontró y se ocupó de ellas. Julie las llevó a su casa y se encargó de buscarles un hogar adecuado a su naturaleza: el refugio para animales de granja Farm Sanctuary.

Desde entonces, las dos cerdas ham recibido los cuidados necesarios, se han recuperado completamente y solo les queda dedicarse a hacer lo que más les gusta: recibir cosquillas en la barriga.

Mira el vídeo y verás la felicidad hecha cerdo.

Fuente: The Dodo

Summary
Cerdas felices escaparon del matadero
Article Name
Cerdas felices escaparon del matadero
Description
Después de burlar a la muerta, las cerditas Anna y Maybelle acabaron en un refugio para animales de granja y se dedican a recibir cosquillas en la barriga.
Author
Publisher Name
La Nube de Algodón
Publisher Logo