Cuando muchas personas se plantean llevar una mascota a casa, no se paran a pensar en las importantes consecuencias que tendrá su decisión.

Algunos creen que acudir a una tienda es la mejor opción, puesto que este tipo de establecimientos aseguran una serie de condiciones que les dan más tranquilidad o que se adecuan mejor a lo que buscan: cachorros de raza, vacunas, chip…  Cuando entras en una tienda de animales, todo está limpio, no hay molestos ladridos ni estrés, y te atienden con la dedicación de quien quiere a su cliente satisfecho.

Sin embargo, hay algo que las tiendas de animales no nos cuentan y se trata de una verdad tan triste y lamentable que será difícil que no te posiciones en contra de sus prácticas. La principal y más cuestionable es que la venta de animales domésticos depende en exclusiva de la existencia de criaderos. En estos lugares, cientos de cachorros son criados en minúsculos espacios, entre suciedad y enfermedades, donde las madres son obligadas a tener camada tras camada hasta que dejan su vida en el intento.

La industria de cría de mascotas tiene un problema de base desde el punto de vista ético y es que entiende a los animales como objetos mercantiles que deben dar un beneficio. Por esta razón, las condiciones de vida de los perros o gatos -entre otros- quedan relegadas a un segundo plano ante la imperiosa necesidad de que su cría sea rentable.

Hoy queremos compartir con vosotros un vídeo creado por la Best Friends Animal Society, donde nos explican de forma clara y sencilla la verdad que ocultan las tiendas de mascotas. Cualquier amante de los animales que no haya caído en la cuenta ya, se decidirá sin duda alguna por la adopción antes que por la compra, más aún teniendo en cuenta que en 2016 y solo en nuestro país se recogieron más de 137.000 perros y gatos abandonados.

Vídeo original: Best Friends Videos