Saltar al contenido
Blog animalista

Cuando lo encontraron no parecía un perro, pero su transformación no fue solo física

17/11/2016
rescate perro enmaranado

Siempre que sucede un rescate hay un cambio en el mundo. No es solo un animal más sacado de las calles o liberado del abandono o el maltrato, son más de un par de vidas las que cambian. Es la balanza que se inclina hacía lo bueno, son personas reparando el mal causado por otros humanos.

Por eso en el rescate de Benji de las calles, y en cualquier otro rescate también, suceden más cosas de las que podemos ver. En primer lugar porque ya solo entre esta imagen y la siguiente hay un mundo. Cuando el animal abandonado se deja tocar, vence el lado bueno de las cosas.

Puede que en esta primera imagen solo veamos un perro enfurecido con el mundo y las personas; un pobre animal que no se deja atrapar porque no se fía más de la raza humana, porque lleva toda su vida en la calle. Y que en la segunda veamos solo un perro tranquilo que se rinde a la situación que le ha tocado en suerte. Sin embargo, un abismo separan las dos fotografías.

transformacion-perro-rescatado1

Pero no, esta imagen no es solo eso. Es Benji, el perrito callejero, comenzando de nuevo, confiando en los humanos, dejándose ayudar después de mucho luchar. Costó mucho ganarse al pobre can, pero ni siquiera este es el final. No ha hecho más que empezar, todo el trabajo está por hacer y a Benji le queda el mayor esfuerzo por su parte.

transformacion-perro-rescatado2

Cuando lo lavaron y cortaron el pelo vieron que tenía todo lleno de parásitos, de pequeños bichitos corriendo por su piel y por el pelo que tenía lleno de nudos. Después de eso, viene lo más difícil: curar el alma del animal.

Benji tardó 10 días en hacer algo distinto a estar sumido en la más absoluta pena. Gracias a que contó con la ayuda de Lisa Chiarelli, de Hope For Paws,  y dos amigos perrunos, Lola y Frankie, que le ayudaron a salir adelante.

transformacion-perro-rescatado5

Todo el proceso es increíble, pero el final no tiene comparación. Benji es hoy un perro completamente diferente. Nada tiene que ver con el perro que vivía solo y asustado.

Merece la pena ver cambios como este, y más aún ser parte del cambio global hacia un mundo donde no haya más animales abandonados que teman al ser humano.

Recuerda que puedes ayudar a Hope For Paws a seguir rescatando perros necesitados haciendo un donativo en este enlace.

Fuente: HopeForPaws


Ana Hache

Ana Hache

Escritora apasionada. Estoy especializada en el mundo de la decoración y el diseño de interiores.