Saltar al contenido
Blog animalista

5 razones por las que no debes ponerle cascabel a tu gato

19/04/2016
gato arbol

Las personas que conviven con gatos saben bien que estos animales tienen un carácter muy especial. Cariñosos y reservados, juguetones y tranquilos… puedes no quitártelos de encima o no saber dónde se han metido en todo el día.

Por esto último, muchos deciden poner un cascabel a su amigo, con el objetivo de tenerlo siempre localizado y evitar que desaparezca. Sin embargo, existen varios motivos para no recurrir a este elemento y todos tienen que ver con el bienestar de estos pequeños felinos.

Así que, para que las tengas en cuenta y cuides mejor a tu minino, aquí te dejamos 5 razones por las que no deberías ponerle un cascabel a tu gato:

Puede quedarse sordo

El sonido que hace un cascabel es molesto y se produce muy cerca de sus orejas. La repetición constante del tintineo puede hacer que pierdan capacidad auditiva y eso supone privar a tu gato de una de sus mayores cualidades de supervivencia.

gato-orejas

Sus niveles de estrés se dispararán

¿Imaginas llevar un ruido agudo y repetitivo siguiéndote en cada momento del día? Desesperante, ¿verdad? Los gatos se caracterizan, precisamente, por ser animales sigilosos y ágiles a los que les encanta pasar tiempo tranquilos y en soledad. ¿Por qué quieres arrebatarle ese placer?

gato-escondido

Reduces su eficacia como depredador, que es lo que es

Puede que creas que tu gato es un dulce minino que no haría daño a una mosca, pero debes ser realista: los gatos son depredadores natos y adoran cazar. Está en su naturaleza y para ello necesitan ser sigilosos. Si le pones un cascabel estarás quitándole de un plumazo la posibilidad de practicar una de sus actividades preferidas.

gato-cazando

Tienes que pensar en él, no en ti

Para muchos, que su gato tenga un cascabel es muy cómodo a la hora de encontrarlo; pero ¿te has parado a pensar que quizá no quiere que le encuentren? No es solo una cuestión de dejarle su espacio, sino que si el animal se encuentra en peligro por culpa de un depredador (o de un humano) habrá perdido una de sus grandes bazas para sobrevivir: que no sepan dónde se ha metido.

gato-huyendo

El collar les resulta incómodo

Seguro que más de una vez has visto a un gato intentando quitarse el collar. Generalmente, no disfrutan de la sensación de tener algo alrededor de su cuello, así que imagina si, además, eso que llevan hace ruido.

Si bien es cierto que un collar con una placa puede ser muy útil en caso de que se pierdan, también debemos tener en cuenta que nuestros amigos felinos se meten en lugares recónditos y trepan allá donde les plazca. En este sentido, llevar un collar puede ser peligroso si se enganchan con algún objeto o con alguna rama. Definitivamente, no queremos que eso ocurra.

gato-arbol

Si aún así tienes razones para ponerle un collar a tu gato, al menos no le hagas pasar por la tortura auditiva de llevar un cascabel; pero recuerda que la función identificativa es mucho más segura si se hace implantando un microchip.