Saltar al contenido
Blog animalista

15 respuestas de niños que te harán llorar de risa

15/04/2016
anectodas ninos destacada

Los niños son capaces de contagiarnos su inocencia en tan sólo unos segundos. Tienen una manera de ver el mundo tan singular que llega a producirnos cierta envidia, y es que con esa inocencia seguro que el mundo sería un lugar mejor, lástima que todos nos hagamos adultos.

Lo que es cierto es que podemos aprender mucho de los niños pequeños que tenemos a nuestro alrededor, y lo mejor de todo es que ellos tienen mucho que contarnos.

Os traemos 15 situaciones diferentes que nos demuestran que los más pequeños de la casa pueden ser los más ingeniosos.

Bilal Kamoon
Bilal Kamoon

1. Svetlana Ivanova:

Ya en la noche, el papá comenzó a cerrar los ojos hasta quedarse profundamente dormido. Leonid, que tiene un año y 10 meses le sacude el cuerpo diciéndole:
– Papá, ¿qué estás pensando?

2. H Tanya:

Anya, que tiene cuatro años y medio vio un encendedor y le pregunta al padre:
– ¿Qué tipo de unidad flash USB es este con agua en su interior?

3. Ol4in:

En la víspera de Año Nuevo, Sasha, de cuatro años y medio, está enfermo con otitis y se queja diciendo:
– ¡Tengo un oído que no está respirando!

4. Svetlana Ivanova:

Un niño, de cuatro años, está sentado en la mesa comiendo y dice:
– Voy a ponerme sano y fuerte, ¡y voy a tener un gran culo!
– Y eso ¿por qué?
– Para no caerme por el inodoro.

5. Chlomidomonada:

– ¿Qué edad tiene tu padre?
– Seis.
– ¿Cómo van a ser seis?
– Bueno, él se convirtió en padre el día que yo nací.

Julio Romero
Julio Romero

6. Papa K.:

Lera, de tres años:
– Mamá, ¿me compras un perro?
– No.
– Entonces, ¡consígueme una anaconda!

7. Nina Romanova:

A la una y media de la noche, Boris y su hermana Danya juegan en la cama. Cuando la madre entra en la habitación, Boris, de tres años, le dice:
– Mamá, no puedes gritar. A esta hora los vecinos están dormidos.

8. Alexander Yevtushenko:

Dasha, de cuatro años, le dice a la madre:
– Cuando sea grande, me casaré con papá.
– Pero Dasha, ¿qué soy yo? Papá ya está casado conmigo.
– Pero entonces, ¿tú no compartes?

9. Evgenia:

El padre le dice a su hijo de 2 años y medio:
– ¡Te como!
– ¡No, no me comas! Tengo una cabeza grande y no quepo en tu boca.

10. Natalia:

Tëma, de tres años, ya no quiere andar más por la calle, así que le pide al padre que lo llevara en los hombros. El papá, además de otros caprichos, le concedió el deseo, a lo que la madre dijo:
– Y si yo te pido que me lleves en los hombros, ¿qué pasará?
A lo que Tëma responde emocionada:
– ¡Hará un torre!

Sebastian Vandrey
Sebastian Vandrey

11. Tatiana:

Zoe, de cuatro años y con cierta indignación:
– ¿Y por qué llega la noche siempre que me voy a la cama?

12. Maklen:

Boris, de siete años, mientras abraza a su madre por la mañana:
– Mamá, eres tan buena. ¡Te amo tanto!
Le mira fijamente la nariz:
– Tienes un hermoso y viscoso moco.

13. Xenia Semidolina:

Sasha habla con su abuela por teléfono, y esta le pregunta:
– ¿Por qué no fuiste a la guardería?
– Porque hay una cuarentena de niños enfermos allí.

14. Elena Tikhomirov:

Por la mañana un padre le daba gachas a su hijo, pero se le había olvidado ponerle azúcar. Cuando le da la primera cucharada, el niño, de tres años, hizo una mueca pero heróicamente se la tragó. Después dijo:
– Al menos lo intenté.

15. Didivika:

Synulka, de cuatro años y medio, ensaya la obra de teatro ‘Caperucita Roja’. En el momento en el que el lobo se come a la abuela este dice:
– Mmm…. ¡DELICIOSO!

Fuente: det.org