Que los animales tienen mucho que enseñarnos ya lo sabemos. Lo vemos cada día en muestras de amistad, cariño y desinterés, valores que transmiten a todo el que se relacione con ellos.

Si tienes o has tenido una mascota, seguro que alguna vez has vivido una situación en la que te has dicho: “tengo que ser más como mi perro” (o mi gato, o el animal que sea).

La humana de Lana, Suelen Schaumloeffel, sacó a esta perrita de las calles de Brasil cuando tenía unos pocos meses. Su adopción supuso para Lana un cambio radical de vida, pero recientemente ha demostrado que no ha olvidado lo duro que es no tener una familia.

Esta es Lana, una perrita adoptada que nos ha dado toda una lección de generosidad

perra-generosa-manta-01

Suelen Schaumloeffel

Aunque ahora tiene una familia que la adora, Lana parece no haber olvidado lo difícil que es ser un perro callejero

perra-generosa-manta-02

Suelen Schaumloeffel

Por eso, cuando vio a través de la valla de su jardín a un perro abandonado, tomo su mantita entre los dientes y la sacó para compartirla

perra-generosa-manta-03

Suelen Schaumloeffel

Qué bonito lo que se hace por amistad, qué lección tan valiosa

perra-generosa-manta-04

Suelen Schaumloeffel

“Mi mejor amiga me ha recordado algo importante: la generosidad”, afirma Suelen

perra-generosa-manta-05

Suelen Schaumloeffel

Suelen afirma en su página de Facebook que el amigo de Lana ha dejado las calles y ahora tiene quien le cuide. Ojalá los humanos empecemos a recordar que la solidaridad tiene implícita una gran recompensa: saber que estás haciendo lo correcto.

Fuente: The Dodo

Summary
Una perra comparte su manta
Article Name
Una perra comparte su manta
Description
Lana sabe lo que es vivir en las calles, por eso cuando vio a un perro callejero al otro lado de la valla del jardín, decidió compartir su manta con él.
Author
Publisher Name
La Nube de Algodón
Publisher Logo