Cada día, cientos de miles de personas viven en las calles de todo el mundo. Sin hogar, sin recursos, sin salida… una trágica situación ante la que todos deberíamos estar preparados para actuar.

Cada pequeño gesto cuenta, cada acción, por nimia que parezca, puede cambiar la vida de alguien. Casey Fisher tuvo un bonito gesto una mañana en un Dunkin Donuts y, sin saber lo que iba a lograr, salvó una vida.

Cuando estaba entrando en la cafetería, Casey vio a un hombre que pedía en la calle. No le prestó mucha atención hasta que este se colocó junto a ella, en fila.

Esto fue lo que ella misma contó más tarde en su página de Facebook:

 

“Hoy fui a Dunkin Donuts y vi a un hombre sin hogar cantando en la calle, pidiendo dinero. Después le vi entrar en Dunkin, y mientras contaba sus monedas para comprar algo me sentí incómoda y empecé a hablar con él (aunque él no quería hablar).

Como él tenía solo 1 dólar en monedas, le compré un café y un donut, y le pregunté si quería sentarse conmigo. Él me hablo sobre cómo la gente solía ser mala con él porque era un sin techo, sobre cómo las drogas lo habían convertido en alguien que odiaba; me dijo que perdió a su madre por culpa del cáncer, que nunca conoció a su padre y que solo quería ser alguien de quien su madre se sintiese orgulloso.

Este adorable hombre se llama Chris, y Chris es una de las personas más honestas y sinceras que he conocido jamás. Me di cuenta de que debía volver a clase y Chris me pidió que esperase porque quería escribirme algo. Entregándome un ticket arrugado, me pidió disculpas por su letra temblorosa y, sonriendo, se marchó”.

Es gesto de Casey fue suficiente para darle a Chris la esperanza y las ganas de vivir que necesitaba. Cuando abrió la nota, esto fue lo que encontró:

“Hoy quería suicidarme y gracias a ti no voy a hacerlo. Gracias, eres una bella persona”.

Casey es la prueba de que no hace falta mucho para ejercer una influencia positiva en otras personas. A veces solo se necesita una taza de café, un donut y un rato de conversación.

Fuente: Hearteternal