vaca-y-bebe-1

Está sobradamente demostrado lo beneficioso que es el contacto con animales desde la más tierna infancia. Salir al aire libre y pasar un rato agradable entre seres de diferentes especies es una experiencia única para los más pequeños, y para el resto también.

Los niños responden ante los animales de una manera muy especial. Por regla general, les encanta acariciarlos, jugar con ellos, abrazarlos, besarlos, etc. Responden de manera empática y muy espontánea ante ellos regalándonos momentos tan preciosos y únicos como el que demuestran las siguientes imágenes.

vaca-y-nina

En ellas, vemos la bonita relación entre un ternero y una bebé. Sobran las palabras, dale al “play” y no pares de sonreír.

Fuente: The Dodo