Los cámaras de documentales sobre animales salvajes tienen que enfrentarse a situaciones cuanto menos difíciles para conseguir buenos planos e imágenes de estos animales. Tienen que saber hacer todo tipo de artimañas posibles para acercarse lo máximo que puedan a ellos y poder grabarles bien cerca.

Esto mismo fue lo que hizo el cámara profesional Garth De Bruno Austin, quién estaba grabando a unos rinocerontes bastante cerca, tanto, que uno le sorprendió a escasos centímetros de distancia. A pesar de que se trata de un animal muy grande y con mucha fuerza, este simpático rinoceronte buscaba la complicidad del cámara, quién no dudó en mimar al animal. Tanto es así, que no le quedó más remedio que rascarle, como si de un perro se tratara.

Estas imágenes son la prueba de que a pesar de ser animales salvajes, los rinocerontes no son nada ofensivos, y que respetan a los humanos siempre y cuando nosotros le respetemos a él. Desde luego, después de ver este vídeo pensarás que son ¡puro amor!

¡Las divertidas imágenes no tienen desperdicio alguno!

Fuente: Garth De Bruno Austin