Hace poco en La Nube de Algodón, os contábamos la historia de dos niñas que reciben con gran alegría a su nueva hermanita adoptiva de raza negra y era la viva imagen de que los niños no nacen siendo racistas, que no se nace odiando. Lamentablemente, las conductas discriminatorias que tienen algunas personas son adquiridas con el paso de los años.

Pues bien, hoy de nuevo os traemos otra prueba de ello. Este vídeo demuestra lo transparentes e inocentes que son los sentimientos infantiles y que los niños son tolerantes y les gusta relacionarse con otros niños y personas, independientemente de su raza, sexo o religión.

En el vídeo podemos ver a varios niños comiendo un helado. El primero de ellos parece que ya se ha acabado el suyo y mira con algo de envidia al resto de sus amigos mientras disfrutan de este dulce. No hace falta que diga nada para darse cuenta de que se muere de ganas de saborear el helado de su amiguito. Este, aunque al principio parece un poco vacilón, al final acaba compartiendo su helado con su compañero de pañales. Eso sí, la cara que se le queda al final no tiene precio

Si duda es uno de esos vídeos que nos arranca una carcajada y nos alegra el día. ¡No te lo pierdas!

Fuente: Habertürk

Summary
No te imaginas cuál es la reacción de este niño cuando su amigo quiere probar de su helado
Article Name
No te imaginas cuál es la reacción de este niño cuando su amigo quiere probar de su helado
Description
Este vídeo demuestra lo transparentes e inocentes que son los sentimientos infantiles con algo tan simple como compartir un helado.
Author
Publisher Name
La Nube de Algodón
Publisher Logo