Parece que la pequeña del vídeo, que no debe tener más de dos años y medio aproximadamente, no tiene su mejor día. Está un poco enfadada, a juzgar por su semblante serio, y no tiene muchas ganas de que papá le grabe.

Pero, no todo está perdido. Algunas veces solo tienes que pisar el suelo un poco más fuerte y corretear algo más. No es una metáfora, lo digo literalmente.

Sobre todo si tienes las zapatillas de ella, que son musicales y suenan con cada paso que da. Algo que le supone una gran alegría y que consigue que su enfado vaya desapareciendo poco a poco.

¡No te lo pierdas, vas a sonreír seguro!