El gigante sueco es todo un icono en el mundo de la decoración y muebles de hogar. Pocas son las casas que no tienen al menos algún producto de su tienda, y sus seguidores y fans incondicionales se cuentan por miles. Hasta hay una web que se dedica a hackear, como su nombre indica, los muebles para convertirlos en otros y darle un toque personal a la vivienda.

Su oferta se caracteriza por el buen diseño, funcionalidad, calidad media y montaje propio. Están a la última y lo saben.

Este padre, además de ser un manitas, ha recurrido también a Ikea para montarle algo genial en la habitación de su hija. No te pierdas todo el proceso y, sobre todo, el resultado.

¡Te sorprenderá!