Podrías apostar por mil formas, pero seguramente no acertarías al tratar de adivinar cómo llega el pollo a tu plato. La mayoría de nosotros tenemos una idea de lo que son los criaderos, los mataderos y la industria cárnica en general. Pero se nos escapan los detalles, no sabemos nada; y menos mal. Ojos que no ven, corazón que no siente.

Este vídeo te da la oportunidad de conocer algo más allá de lo que imaginamos. Te brinda la posibilidad de ponerte en el lugar de un pollito desde que nace hasta que muere. Podrías pensar entonces que este vídeo es uno de los largos, toda una vida no puede resumirse en unos pocos minutos, ¿verdad?

Pero es que entre la primera imagen, en la que adorables polluelos amarillos llaman a sus madres desesperados, y la segunda, donde ya son grandes, pasan tan solo 6 semanas.

pollos-matadero-crueldad3

Basta un mes y medio para que un ave pequeñita pase de recién nacida a sufrido animal torturado. La forma de alimentarlos está enfocada a que engorden todo lo posible, sin que importe que el peso que alcancen haga que no puedan sostenerse en pie o se les quiebren las patas y no puedan volver a erguirse.

Por si fuera poco, conviven con sus propias heces, las cuales (como las de todos) contienen amoniaco. Al no ser retiradas, implica que al descomponerse empiezan a emanar esa sustancia nociva para el cuerpo cuando es inhalada.

pollos-matadero-crueldad4

Son solo un para de ejemplos que no llegan a meterse de lleno en lo que viene después. Desde ese momento y hasta su muerte, ocurren una serie de horribles hechos que casi consiguen que la muerte sea un alivio para estos animales. No es agradable, ni plato de buen gusto ver el proceso por el cual pierden la vida los pollos.

Comas o no carne, la industria cárnica deja mucho que desear. Y quiza lo veas una tontería, pero parte de la solución está en tus manos.

Fuente: IgualdadAnimalVideos