La mayoría de historias de rescates nos dejan una imagen clara de las disparidades que hay en el mundo. Lo peor y lo mejor del ser humano casi se tocan a través de la vida de un animal en situaciones que nos encantaría no tener que relatar.

Cuando Ermioni Giannakou encontró a Niki, se temió lo peor. En un día de campo, esta mujer griega halló en su paseo a una cachorrita abandonada que no podía mover sus patas traseras.

Lejos de amedrentarse, Ermioni tomo a la perrita entre sus brazos y acudió a la clínica veterinaria más cercana para valorar su situación.

Cuando la examinaron, los veterinarios descubrieron que Niki tenía una bala alojada junto a su espina dorsal, por lo que era imposible extraerla.

Determinaron que el animal viviría poco tiempo y que nunca conseguiría andar, así que aconsejaron dormirla

Ermioni, sin embargo, tenía otros planes. Decidió que cuidaría a Niki y que no descansaría hasta encontrarle un hogar definitivo en el que recibiese el amor que merecía.

Con fisioterapia e hidroterapia, muchos perros con problemas de movilidad recuperan parte de sus capacidades. Y, en cualquier caso, la parálisis no es sinónimo de una vida infeliz si el amor y el cariño están de tu parte.

Hoy, Niki utiliza una silla de ruedas para perros que le permite desplazarse, y ha sido adoptada por una familia que la adora

Su felicidad es tal que ya no recuerda a la terrible persona que le hizo tanto daño

Al final, su vida cobró sentido porque hubo quien la valoró. Gracias a Ermioni, Niki sigue con vida, disfrutando como otros perros que son amados por sus familias y que han demostrado que rendirse no es una opción para ellos.

Fuente: Miraquevideo

Summary
Perra con una bala en la columna
Article Name
Perra con una bala en la columna
Description
Una mujer encontró a la cachorrita NIki con una bala alojada en su columna. La cuidaron y hoy es una perra feliz que vive con su familia adoptiva.
Author
Publisher Name
La Nube de Algodón
Publisher Logo