Cuando por desgracia tenemos que pasar temporadas en el hospital toda visita es agradecida. Sin embargo hay algunas visitas que simplemente ganan a todas las demás. Eso lo sabe muy bien Jonah, un niño de 7 años muy especial que no habla del todo el lenguaje de signos.

Sin embargo cuando Finn, el perro, visita a su amigo Jonah, el chico se suelta y habla mucho más.

Quien está con él lo sabe y nota la diferencia, su madre y las enfermeras no pueden reprimir la alegría al notar la mejoría solo con la presencia de este perrito de terapia.

Jonah solo lo ha hecho otras dos veces, pero, sin dudar hace correctamente la señal para la palabra perro.

visita-hospital-perro1

Que existan terapias así es todo un acierto para según qué tipos de pacientes. Como Jonah muchos niños mejoran en el hospital por programas así, en los que el contacto y el cariño son parte primordial.

Esta claro que las mascotas aportan grandes dosis de alegría que sirven además para mejorar el ánimo. Ver casos así es tan emocionante como bonito y aunque todavía queda mucho por avanzar en temas así (en general los perros tienen prohibida la entrada a los hospitales), actuaciones como estas siempre suman.

visita-hospital-perro2

Finn no es el único que ayuda, sino que hay otros muchos perros que dedican su tiempo a acciones tan buenas como estas. Muchas de las veces supone una ayuda enorme para los pacientes la sola presencia de un animal.

Fuente: Franko Costa