Se ha demostrado que los animales contribuyen favorablemente al correcto desarrollo de los niños. Una mascota es capaz de educar socialmente a un niño, debido a sus capacidades de relación, les permite aprender y estructurar conductas.

Mientras que es supervisado por adultos, tener perros alrededor de bebés y niños pequeños puede ser bueno para su salud. Tener una mascota creciendo junto a un niño puede disminuir el estrés y la ansiedad, mejorar el autoestima y bienestar psicológico, incrementar la actividad física y regular el ritmo cardíaco. Estudios han demostrados que si los bebes están expuestos a sus mascotas desde muy pequeños tienen una inmunidad más fuerte. Son menos propensos a desarrollar resfriados o infecciones del oído. ¡Increíble!

Los vínculos entre los seres humanos y los animales proporcionan inesperados beneficios más allá de la salud. Desde muy pequeños se crea una relación de confianza mutua y se desarrollan multitud de atributos sociales hacia estos animales, especialmente el amor, el afecto, el compañerismo y la intimidad.

Los perros dan ejemplo de fidelidad y lealtad y enseñan a los niños a saber estar solos si es necesario, a adaptarse a las normas de la familia y de la convivencia. El vídeo que veremos a continuación, es uno de los mejores ejemplos de cómo niños y perros pueden ser los mejores amigos incluso a la hora de darse un baño. No hay duda que ambos se lo pasan genial juntos. ¡Echa un vistazo!

Fuente: ExpertoAnimal

Summary
Este niño está disfrutando de la hora del baño cuando su perro quiere acompañarle
Article Name
Este niño está disfrutando de la hora del baño cuando su perro quiere acompañarle
Description
El vídeo que veremos a continuación, es uno de los mejores ejemplos de cómo niños y perros pueden ser los mejores amigos incluso a la hora de darse un baño.
Author
Publisher Name
La Nube de Algodón
Publisher Logo