Cuando los pequeños empiezan a descubrir el mundo todo es interesante. Si además descubren también cosas que no sabían que podían hacer todo se convierte en una fiesta. Ser consciente de que tienes dos pies, o unas patitas con las que agarrar cosas es un proceso parecido en humanos y animales. Existen tres formas de aprender: podemos verlo, vivirlo o leerlo (en el caso de los humanos). Ellie, una cachorra de la raza pomeranian, ha elegido la primera forma para aprender a hacer algo increíble.

No es propio de su raza, sin embargo lo hace tan bien que casi parece una experta lobezna.

perro-aullido3

La pequeña perrita aúlla como si de un auténtico lobo se tratara. ¿La culpa? El ordenador portátil de sus humanos en el que unos lobos aullaban tal y como lo hace ella.

Si este animal es capaz de aprender con tal rapidez conseguirá lo que se proponga.

perro-aullido2

Ademas, es increíblemente adorable verlo. Todos sus gestos te parecerán de lo más dulce, hasta su aullido.

Fuente: Rumble