perro-y-su-humanos2

No solo a los humanos les cuesta madrugar y despegarse de las sábanas. Algunas mascotas se han mimetizado y adoptado tan bien las costumbres de las personas con las que viven, que no parecen animales.

Este husky demora la hora de levantarse todo lo que puede. Y no pasaría nada si no fuera porque tampoco deja que se despierte su humano favorito.

La madre del joven intenta retirarle la manta a ver si de esta manera consigue quitar al perro de la cama.

perro-y-su-humanos1

Pero, cada vez que lo hace, ocurre algo tronchante y tan humano que asusta.

Fuente: Kyoto Animals