La caza furtiva es uno de los grandes problemas mundiales en la actualidad. Esta práctica, además de absolutamente ilegal, ha devastado poblaciones enteras de animales por todo el planeta y es uno de los motivos de que ciertas especies animales hayan entrado en la lista de peligro de extinción.

La mayoría de los cazadores buscan los cuernos, colmillos, o pieles de las criaturas que atrapan para venderlos por una gran cantidad de dinero. Es por eso que los rinocerontes son uno de los blancos más frecuentes en África. Sus cuernos se venden a altos precios en el mercado negro, y se pueden valorar aún más que el oro.

Estos animales luchan a diario para mantenerse con vida. Organizaciones como The Rhino Orphanage tienen como objetivo garantizar un mejor futuro a estos animales por la dura realidad a la que se enfrentan. Tanto acogiendo a los rinocerontes que han quedado huérfanos por culpa de los furtivos, como curando y cuidando a los animales heridos tras el ataque furtivo. Son muchas las ocasiones en las que los cazadores les arrancan sus cuernos y los dejan moribundos, por lo que suelen morir al poco tiempo, si los veterinarios de rescate no llegan a salvarlos.

 

Una segunda oportunidad

Al contrario de lo que se pueda pensar, no son animales peligrosos y han demostrado tener una gran empatía con el ser humano. Es por eso que muchas familias africanas están acogiendo en la medida de lo posible a estos bebés rinoceronte para garantizarles una mayor supervivencia pese a las probabilidades que van en su contra. En la imagen vemos a un rinoceronte jugando con un niño de su familia adoptiva en Zimbabwe.

En el caso de Thandi, como podemos ver abajo, ha tenido suerte al sobrevivir gracias a los sanitarios que le curaron tras ser atacado y serle arrancado su cuerno. Los rinocerontes acuden a casas de familias que supervisan, los primeros días, que se alimente y ejercite como es debido. Pasado el tiempo pertinente, los rinocerontes son devueltos poco a poco a su hábitat natural, cuando ya tienen las armas necesarias para sobrevivir.

Fuente: Honnesttopaws