Ir de compras en Navidad puede ser un agobio, pero si lo tenemos que hacer con niños es un “más difícil todavía”.

Todo padre que haya intentado ir a comprar con un pequeño se ha enfrentado a los problemas que conlleva: encapricharse por algo, rabietas porque no se lo compramos, coger la lata que forma la base de una torre de latas, etc.

Si a esto le sumas las aglomeraciones típicas de la Navidad, la mezcla se convierte en un cocktail que no es apto para todos… y es que ser padre no es una tarea fácil.

padre-bebe-globo

Por eso el protagonista del canal de Youtube “How to dad” o Cómo ser padre nos muestra con mucho un humor su particular método para no perder de vista al pequeño en ningún momento: atarle un globo.

¿Funcionará? El desenlace del vídeo parece que nos indica lo contrario…

Fuente: howtodad