Por muy distintos que sean los animales entre sí, hay algo mucho más poderoso: el instinto maternal. Hemos visto varias muestras de ello y aquí tenemos una más.

Este enorme pastor alemán se hace cargo de un grupo de patitos y los trata con una delicadeza extrema, como si fueran sus propios cachorros. Una escena tan tierna y preciosa que no podíamos dejarla pasar sin compartirla con vosotros.

pastor-aleman-patitos-02

Seguro que los patitos se sienten muy protegidos con su enorme madre adoptiva, y a ella también se le ve muy contenta de tener unos “cachorros” a los que cuidar y dar cariño.

pastor-aleman-patitos-03

No os perdáis el video, pues además de lo bonito que es, os dará un momento de paz y traquilidad en vuestro ajetreado día.

¿Conocéis algún caso así? Contádnoslo en nuestra página de Facebook.

Fuente: Rumble