Por desgracia no es la primera vez que hablamos de un rescate, y siempre que lo hacemos significa que primero hubo un abandono o un maltrato. Miles de animales son salvados de la crueldad humana en todas partes del mundo cada día. Darlene, que vive en California, es una de las personas que ama a los animales, ella nunca sería una de esos humanos crueles que inclinan la balanza hacia el mal.

Esta mujer se preocupa tanto de los animales que cuando se topó con una conversación sobre un pit bull en un centro de manicura quedó horrorizada. La mala suerte hizo que tuviera que escuchar algo así, la buena que al menos tuviera conocimiento de una situación de maltrato animal cercana a ella y por tanto la oportunidad de actuar.

La sorpresa de Darlene llegó cuando la mujer del centro de manicura donde ella estaba empezó a contar como su hijo quería deshacerse de su perro porque “después de no alimentarlo bien” no servía. La mujer incluso contó que querían practicarle la eutanasia al perro pero que se negaban a pagar los 200 euros que costaba.

pitbull-rescate2

Darlene no pudo permanecer impasible. Después de esa conversación tuvo que dar con la casa de la familia que tenía al pit bull en condiciones pésimas. Tuvo que ofrecerle comida y aparecer por allí en más de una ocasión. Tuvo que hacer que lo rescataran y le buscaran una nueva familia, porque bajo ningún concepto las cosas podían quedarse como estaban.

Ningún animal que veamos en situación de abandono o maltrato puede permanecer así, lo mínimo que siempre podemos hacer es llamar a los servicios de protección y rescate animal. Que el valiente Smoky contara con la ayuda de Darlene fue crucial para su salvación.

pitbull-rescate3

Después de haber sufrido el hambre y la soledad, Smoky ha visto cambiar su cuerpo y su vida. Ahora es un perro sano y feliz, que gracias al cariño de su nueva familia conoce lo que es ser querido. 

Fuente: Boredom Therapy