Cuando entra en juego la naturaleza podemos parecer bien pequeños. Tornados, tsunamis o tormentas nos dejan a los humanos como minúsculos puntos en el mundo. Además, es muy importante conocer bien sus secretos para poder sobrevivir a imprevistos como este.

Si nos encontramos con una tormenta lo último que deberíamos hacer es refugiarnos bajo un árbol. Este vídeo demuestra claramente lo malísima idea que es protegerse de este modo. Lo que deberíamos hacer es todo lo contrario, tenemos que permanecer a la intemperie y de cuclillas, cercanos al suelo.

La evidencia de lo que no se tiene que hacer en una tormenta es este árbol de Missouri. Fue en este estado de EE.UU. donde Jim Probst pudo grabar este alucinante hecho en el cementerio de St. Louis.

Menos mal que cuando el rayo alcanzó el árbol, no había nadie alrededor. Un rayo de estas características puede ser mortal. Gracias a este hecho, y a que no hay nada que lamentar, podemos apreciar la belleza de la naturaleza. 

A pesar del peligro, que ahora sabemos cómo evitar, lo más normal es quedarse embobado viendo este espectáculo. Aunque lo veamos en vídeo, en vez de en directo, es increíble.

Fuente: WeatherNation