A menos que no tengas móvil, no uses ordenador o no sepas lo que Internet, muy probablemente hayas sentido alguna vez lo que muestra este vídeo. Indiferencia máxima a todo lo que nos rodea, soledad camuflada en las redes sociales. Tenemos interés mediático por lo que sucede en el mundo, pero no vemos a la persona que está a nuestro lado.

Permanecemos inmersos en nuestro smartphone o vemos cómo nuestros amigos o familiares prefieren revisar su correo antes que hablar de cómo nos ha ido el día.

Personas que se han convertido en autómatas, que no saben ya qué hacer si les falta el móvil o les falla la conexión a la Red. Aburrimiento, monotonía y homogeneidad por doquier. Pulsamos un botón y ya hemos dicho que nos gusta algo, pero en realidad miramos sin ver, hablamos sin decir nada. Repetimos y compartimos sin pensar.

moviles-videoclip-moby2

Hipocresía camuflada a bese de mil filtros en una sola foto. Gente que permanece impasible al dolor ajeno y al propio, que prefieren esconder tras una máscara igual de sonriente que la de todos.

Puede que ver este vídeo resulte incómodo, puede incluso que sea hiriente porque todos hemos cometido el error de dar prioridad a un mundo en el que reina el aislamiento y el egocentrismo.

moviles-videclip-moby

Sin embargo, ver este vídeo puede suponer también el primer paso para cambiar pequeños detalles que nos alejen de esta situación. Se trata de un fragmento del videoclip de Moby & The Void Pacific Choir con su canción Are You Lost In The World Like Me (¿Estás perdido en el mundo como yo?), un tema intenta humanizarnos o, al menos, enseñarnos algo que quizá no queramos admitir.

Vídeo completo: Moby