Este pequeño solo quería un helado, pero lo que tuvo a cambio fue un auténtico truco de magia. Su cara durante el proceso lo dice todo. Cualquiera nos hubiéramos quedado así, con los ojos como platos y la boca abierta.

Hay habilidades que consiguen exactamente eso, dejarte con la boca abierta. Eso es lo que hace este heladero turco con los helados que vende. Sus manos manejan los helado haciendo que parezca realmente fácil.

Sin embargo, cualquiera que intentáremos hacer lo que hace este hombre obtendríamos resultados completamente diferentes. Se necesita más que intentarlo para conseguir lo que hace él.

Practica, gracia y ganas son tres de los ingredientes que hacen que estos helados sean los más especiales de toda la ciudad. No podrías encontrar otros helados servidos de este modo aunque quisieras.

El pequeño que pide el helado no puede contener su asombro, veamos si a ti te cuesta tanto como a él mantener la boca cerrada. No te preocupes si no lo logras, es normal.

Fuente: Allan Kwan

Summary
El helado mágico que engaña a un niño
Article Name
El helado mágico que engaña a un niño
Description
Este pequeño solo quería un helado, pero lo que tuvo a cambio fue un auténtico truco de magia. Su cara lo dice todo.
Author
Publisher Name
La Nube de Algodón
Publisher Logo